Mali, la junta abandona el G5 Sahel pese a la ofensiva de los grupos yihadistas

Malí ha anunciado su retirada de la organización regional G5 Sahel. Bamako protesta por la negativa de los demás países miembros a permitirle presidir la organización, encargada en particular de luchar contra el yihadismo. La junta maliense en el poder se muestra incapaz de repeler el avance de los yihadistas en el círculo de Niono, en el corazón de la región de Ségou, a unos cientos de kilómetros de Bamoko.

Olivier Duris
MondAfrique

Justo cuando el primer ministro Choguel Kokalla Maïga deploraba que Francia hubiera impedido al ejército maliense restablecerse en Kidal, apareció en las redes sociales un vídeo de un minuto y cuatro segundos. A los pies de una docena de hombres vestidos con boubous azules o verdes, yacían en el suelo los cadáveres de ocho personas, entre ellas un niño. Ocho cadáveres cubiertos con telas para ocultar el horror.

La masacre, al parecer cometida por el ejército, tuvo lugar el 25 de octubre en el pueblo de N’Dola, muy cerca de Ségou, localidad que hasta ahora se había librado de la violencia.

Algunos de ellos han sido degollados. Para demostrarlo, un hombre levanta el chal que cubre el cuerpo del niño y muestra su garganta desgarrada y sangrante. Según fuentes del pueblo, el niño tenía siete años. El adulto de más edad tenía 99 años.

Según varios testigos, la masacre tuvo lugar el 25 de octubre en el pueblo de N’Dola, a pocos kilómetros de Niono, en la región de Ségou. Los autores no eran yihadistas ni dozos (cazadores tradicionales) organizados en milicias, sino soldados del ejército maliense. Citado por la ONG Human Rights Watch (HRW), un aldeano que afirma haber ayudado a enterrar a los muertos asegura que todos fueron ejecutados por las Fama (Fuerzas Armadas de Malí). » Encontramos cinco cadáveres a unos dos kilómetros del pueblo, cerca del puente «, declaró a la ONG, añadiendo que a las víctimas les habían vendado los ojos y degollado a varias de ellas. Fuentes locales confirmaron esta versión a Mondafrique.

El gobierno, a través de uno de sus portavoces, admitió que efectivamente ese día se había llevado a cabo una operación antiterrorista en la zona, y que las fuerzas malienses (Fama) habían detenido a «14 sospechosos». Pero rechazó las acusaciones de ejecuciones extrajudiciales.

A dos horas en coche de Bamako

No es la primera vez que se acusa al ejército maliense de perpetrar una masacre. En los últimos años, ha sido criticado regularmente por asociaciones malienses, pero también por ONG internacionales como HRW, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y Amnistía Internacional, e incluso por la división de derechos humanos de la Misión de la ONU en Malí (Minusma). Pero la masacre de N’Dola -cometida o no por los Fama- marca una etapa importante: demuestra la incapacidad de las autoridades para garantizar la seguridad en una región que hasta hace poco estaba relativamente al margen de la violencia, y que se encuentra a sólo dos horas en coche de Bamako.

Como señala HRW, «desde finales de 2020, la región de Segou se ha visto sacudida por enfrentamientos entre combatientes de Al Qaeda de la Jama’at Nasr al Islam wal Muslimin (JNIM), por un lado, y el ejército, que a veces cuenta con el apoyo de grupos de autodefensa cuyos miembros son conocidos como Dozos, por otro».

De hecho, antes de esta operación en N’Dola, el ejército no había desempeñado ningún papel en la zona en los últimos tiempos. Varios habitantes de los municipios más alejados afirman que no han visto pasar a un soldado desde hace meses, algunos incluso años. Los únicos hombres armados con los que se cruzan son yihadistas o dozos. Los habitantes de la ciudad de Niono confirman que los Fama se encuentran en su mayoría confinados en su campamento. Los habitantes de Diabaly y Nampalari dicen lo mismo: soldados encerrados en su base, que no responden a las llamadas de socorro de la población local y que apenas patrullan ya.

Amadou Koufa, líder de los combatientes katiba de Macina

Siete «círculos» en poder de los yihadistas

Hoy en día, según varias fuentes locales, de los siete cercles (el equivalente a los departamentos en Francia) de la región de Ségou, cinco están parcialmente controlados por combatientes de la Macina katiba, dirigida por Amadou Koufa y afiliada al Groupe de soutien à l’Islam et aux musulmans (GSIM o JNIM en árabe) del ya famoso Yad Ag Ghali. En estas localidades se han cerrado a veces escuelas por la fuerza y se han impuesto normas a los habitantes: no colaborar con el Estado, prohibición de que las mujeres salgan del pueblo sin ir acompañadas de un hombre y no lleven hiyab, prohibición de que los dozos lleven armas, prohibición de organizar fiestas, etc. Quienes no cumplen estas normas son severamente castigados. Y los que intentan resistirse, colaborando con las fuerzas de seguridad o las milicias dozo, son asesinados.

«Todo ha sucedido muy deprisa. Hace dos años, intuíamos que la amenaza estaba ahí, pero nadie podía prever una pérdida de control tan rápida», lamenta un cargo electo de la comuna de Dogofry (Niono cercle), que habla bajo condición de anonimato. Como otros cargos electos, ha huido de su pueblo y se ha refugiado en una gran ciudad, cuyo nombre prefiere no dar. Hoy en día todo el mundo tiene miedo de todo el mundo. Ya no sabemos quién es quién, ni siquiera dentro de nuestras propias familias».

En el corazón de las reservas de arroz

Hasta mediados de 2020, la región de Ségou se había mantenido al margen de la violencia que asolaba desde hacía varios años la vecina región de Mopti. Hoy en día, se ha convertido en el primer motivo de preocupación en Bamako: porque está muy cerca de la capital, a sólo unas horas en coche, pero también porque es en esta región, y en particular en el círculo de Niono, donde se produce el arroz que alimenta a tantas familias malienses. «En la historia reciente de Malí, el Office du Niger ha desempeñado un papel clave en la seguridad alimentaria. Es una zona de regadío especialmente apta para la agricultura. Sin embargo, es precisamente en esta zona donde se concentra la mayor parte de los combates», lamenta un jefe tradicional de la zona refugiado en Bamako.

La situación se volvió crítica en el segundo semestre del año pasado, cuando los yihadistas que hasta entonces habían actuado en la Macina (región de Mopti) empezaron a afluir en masa a la zona e imponer sus reglas. Se desconocen las razones de este movimiento. ¿Es un deseo de extender su influencia, ahora que controlan en gran medida la Macina? ¿Una estrategia para controlar la región del Office du Niger y privar así de alimentos a la capital? ¿O simplemente respondieron a la llamada de unos cuantos pastores en conflicto con los agricultores, como ocurre a menudo en esta zona? El hecho es que muy pronto impusieron su yugo en decenas de localidades, con asesinatos selectivos, secuestros, etcétera.

El ejército se vio impotente desde el principio. Así que los dozos locales, con la ayuda de los aldeanos, se organizaron en milicias de autodefensa. Pero con sus rifles de caza tradicionales, no eran rivales para el ejército. Así que llamaron a los dozos de Macina, más experimentados y mejor armados (tienen rifles de guerra), que acudieron en masa. Se han construido campamentos de dozos sumarios: hay tres principales en Bouyagui Were, B3 y Dogofry. Se han establecido controles en las carreteras principales. Y se han formado grupos en muchos pueblos.

Pero también ellos han cometido atrocidades contra la población civil. Los peul de la zona les acusan de haber secuestrado y asesinado a muchos de ellos, porque para ellos, como para muchos soldados, un peul es inevitablemente cómplice de los yihadistas. En ausencia del Estado, también han empezado a vigilar e incluso a impartir justicia. Varios testigos contaron a Mondafrique que habían sido torturados por los dozos a raíz de una denuncia presentada contra ellos por otros lugareños, primero para hacerles «confesar» su culpabilidad, después como castigo. También imponen el reclutamiento forzoso a la población sedentaria. «Cuando llegan a un pueblo, exigen que cada familia proporcione un miembro para que venga a luchar. Si la familia se niega, tiene que pagar una multa de varias decenas de miles de francos CFA», explica un habitante de Dogofry.

Como en la región de Mopti, los civiles se encuentran entre dos fuegos. Por un lado, los yihadistas que quieren imponerles su ley. Por otro, los dozos que, en nombre de la «seguridad» de la zona, también han establecido su dominio mediante la violencia.

En Malí, las milicias armadas formadas por la población local para defenderse pueden aliarse con el ejército regular o con grupos yihadistas.

Batallas campales reales

Desde hace un año, nos encontramos en una situación de guerra total entre dozos y yihadistas, que a veces desemboca en batallas campales, pero también en bloqueos. Es lo que les ha ocurrido a los habitantes de Farabougou: desde hace más de un año, se les prohíbe salir de su pueblo e ir a cultivar sus campos a unos kilómetros de allí.

La prensa ha informado ampliamente de este bloqueo. El motivo original era la presencia en el pueblo de dozos que supuestamente habían participado en una expedición de castigo contra un peul. Los yihadistas exigieron que los «culpables» se rindieran o que el pueblo los denunciara. Los aldeanos se negaron. Los yihadistas rodearon entonces la aldea e impidieron que nadie saliera de ella. El bloqueo, que comenzó en octubre de 2020, duró varios meses, hasta marzo de 2021, cuando se firmó un acuerdo entre los dozos y los yihadistas… pero no duró mucho, y hoy el pueblo vuelve a estar bloqueado. «Es un infierno. No podemos cultivar nuestros campos, no tenemos nada que comer, y los que necesitan asistencia sanitaria están bloqueados», se lamenta un habitante de Farabougou que consiguió salir del pueblo durante la tregua de mayo.

Otros pueblos han sido rodeados y se ha prohibido a sus habitantes salir. Se firmaron varios acuerdos, pero la mayoría no duraron mucho. Además, como señala el representante electo del cercle de Niono ya mencionado, «no se trata realmente de acuerdos, sino más bien de sumisiones a las reglas de los yihadistas». A cambio de la libertad de circulación y de cultivo, los yihadistas imponen una serie de normas estrictas.

En este contexto de gran tensión, el Estado parece impotente. Los funcionarios han huido de la zona. Sólo los servicios sanitarios siguen funcionando, con el permiso de los yihadistas. Los poderes públicos ni siquiera se ocupan de los numerosos desplazados internos que han huido de la violencia y se han refugiado en Niono, Ségou o Bamako. Cuando llegamos aquí, no teníamos nada», dice un desplazado que conocimos en Ségou. Nos llevaron a una escuela, un patrocinador nos entregó unas toneladas de arroz, y desde entonces, nada. Nadie del gobierno ha venido a vernos. Estamos hacinados en aulas sin nada. Algunos somos viejos, otros están sufriendo. Lo hemos perdido todo: nuestras casas, nuestro ganado. Y nadie viene a ayudarnos.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel