Los extremistas amenazan con rodear la capital de Burkina Faso

Una nueva investigación muestra que la situación de la seguridad en Burkina Faso ha empeorado drásticamente un año después del primero de sus dos golpes militares.

La junta gobernante de Burkina Faso prometió frenar a los extremistas en pocos meses, pero un año después el terrorismo ha aumentado drásticamente y amenaza con aislar la capital. AFP/GETTY IMAGES

ADF

Desde los golpes que llevaron al poder al capitán Ibrahim Traoré en octubre de 2022, las muertes por terrorismo en Burkina Faso se han triplicado, según un análisis del Centro Africano de Estudios Estratégicos (ACSS).

«Esta violencia, unida a la extensión geográfica de las actividades extremistas que rodean efectivamente Uagadugú, sitúa a Burkina Faso más que nunca al borde del colapso», escribieron los analistas del ACSS en un informe.

La promesa de Traoré de frenar a los extremistas en dos o tres meses se ha alargado hasta un año, durante el cual la junta ha perdido de hecho el control sobre el norte y el este del país, según los analistas.

La junta de Traoré ha retrasado las elecciones prometidas hasta 2024. A finales de septiembre, la junta anunció que había sofocado otro intento de golpe de Estado contra su gobierno.

«Debemos reconocer que el problema que justificó la irrupción del capitán Traoré en la escena política nacional está lejos de resolverse», escribieron los editores de L’Observateur Paalga, un periódico privado burkinabé, en el aniversario del segundo golpe.

Grupos terroristas como Katibat Hanifa, una rama de Jama’at Nusrat al-Islam wal-Muslimin, con base en Malí, controlan ahora casi 7.000 kilómetros cuadrados de territorio en un arco que sigue las fronteras septentrionales de Burkina Faso con Malí y Níger, y luego hacia el sureste hasta las fronteras con Benín y Togo. El territorio de los terroristas ha crecido casi un 50% desde los golpes de 2022, según la ACSS.

El terrorismo comenzó a aumentar después de que la junta, a finales de 2022, alistara a unas 90.000 personas en las milicias de Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP). Mal equipadas y mal entrenadas, las milicias pronto fueron culpadas de la muerte de al menos 80 civiles -la mayoría de etnia fulani- en respuesta a un ataque extremista contra la policía en la comunidad de Nouna.

En abril de 2023, el Colectivo Contra la Impunidad y el Estigma Comunitario (CISC) denunció que hombres vestidos con uniformes del ejército burkinabé habían matado a 136 personas en la comunidad septentrional de Karma. Entre los muertos había mujeres y niños, según el CISC.

Las milicias de voluntarios y los soldados uniformados han estado implicados en más de 760 muertes de civiles, incluido un número creciente de ejecuciones, desde principios de 2022, según la ACSS. Esas muertes, a su vez, han ayudado a los extremistas, que las utilizan como justificación para nuevos ataques.

Según el Armed Conflict Location & Event Data Project (ACLED), es probable que Burkina Faso sufra casi 9.000 muertes relacionadas con organizaciones terroristas en 2023, más del doble que en 2022. La violencia contra la población civil ha seguido la misma trayectoria en ese periodo.

El repunte de la violencia relacionada con el terrorismo en Burkina Faso ha contribuido a que el Sahel sea la región del mundo más afectada por el terrorismo, según el Índice Global de Terrorismo 2023 del Instituto para la Economía y la Paz. Burkina Faso ocupa el segundo lugar, por detrás de Afganistán, en actos terroristas.

La violencia que inunda casi la mitad de Burkina Faso ha ido rodeando poco a poco la meseta central donde se asienta la capital, Uagadugú.

Aunque la región central ha evitado el derramamiento de sangre que se ha producido en otros lugares, los terroristas están reclamando un territorio que incluye rutas de tránsito cruciales desde los puertos de Benín, Costa de Marfil y Togo, lo que podría bloquear los suministros de alimentos y de otro tipo en gran parte del país sin salida al mar, según el ACSS.

«Un bloqueo sostenido de Uagadugú tendría efectos devastadores para todo el país», escribieron los analistas del ACSS.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel