Las juntas militares del Sahel se han convertido en inevitables

Lejos de las virulentas condenas de principio y las posturas belicosas de los primeros tiempos, las potencias militares de Burkina Faso, Malí y Níger se han convertido ahora en actores clave en la subregión y para la comunidad internacional.

Francis Sahel
MondAfrique

El 19 de abril, el ministro de Defensa de Burkina Faso, general Kassoum Coulibaly, se reunió con su homólogo marfileño, Birahima Téné Ouattara, a petición de este último y en territorio burkinés. Detrás de esta reunión, solicitada incondicionalmente por la parte marfileña, se esconde el cambio en la relación de fuerzas entre las juntas sahelianas de Burkina Faso, Malí y Níger y sus homólogos. Atrás quedaron los tiempos en que los países vecinos de los regímenes militares les tomaban por el cuello, amenazándoles con sanciones e incluso con una intervención militar para restablecer el orden constitucional y la democracia.

Una apuesta ganadora

Antes que Costa de Marfil, el Benín de Patrice Talon había renunciado a la idea de entrar en guerra contra el Conseil national pour la sauvegarde de la patrie (CNSP) de Niamey (Níger). Tras haber abogado repetidamente por el levantamiento de las sanciones contra su vecino Níger, Benín lucha ahora por convencer a Níger de que reabra la frontera común, decisión indispensable para reanudar las actividades de importación-exportación a Níger desde el puerto de Cotonú, que tanto lo necesita para su volumen de negocios.

Pero el giro más espectacular lo dio la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO). Tras amenazar con una intervención militar para restituir a Bazoum en julio de 2023, la CEDEAO retiró finalmente todas sus sanciones contra Níger, sin obtener siquiera garantías de que la junta liberaría al presidente derrocado. En un gesto sin precedentes, la organización subregional llegó incluso a encargar a su comisión que invitara a sus reuniones técnicas a representantes de las juntas de Burkina Faso, Malí y Níger.

Por su parte, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional también han encendido la pipa de la paz con las juntas sahelianas, reanudando la cooperación existente pero también previendo nuevos programas.

Dividendos de la resiliencia

Si las juntas sahelianas lo han obtenido casi todo sin contrapartidas reales, influyendo en las posiciones de sus vecinos, de la CEDEAO, de los socios técnicos y financieros y de gran parte de la comunidad internacional, es sobre todo gracias a la sorprendente resiliencia que han demostrado. Casi todo el mundo había pronosticado el hundimiento de la economía nigerina tras las decisiones de la CEDEAO y la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMOA) de cerrar las fronteras terrestres y aéreas, congelar los activos de Níger en el Banco Central de los Estados de África Occidental (BCEAO) y suspender el suministro energético del país. Contra todo pronóstico, Níger, después de Malí en 2020 y 2021, ha demostrado una admirable resistencia frente a las sanciones de la CEDEAO.

Lo mismo podría decirse de Burkina Faso, a quien Francia quiso castigar por su proximidad a la junta maliense suspendiendo la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) al gobierno burkinés. En Uagadugú, la suspensión de la AOD sólo tuvo consecuencias marginales. Sobre todo, aumentó la impopularidad de Francia en la opinión pública, que la consideró una medida inútil, punitiva y vejatoria. Si se examina más de cerca, la resistencia de Burkina Faso, Malí y Níger se basa en el patriotismo y la soberanía que las juntas han sabido movilizar. Han convencido a sus ciudadanos para que acepten todos los sacrificios necesarios para afirmar la soberanía nacional.

El presidente ruso Vladimir Putin y el jefe de la junta de Malí, Assimi Goïta, en San Petersburgo el 29 de julio de 2023.

A pesar de la grave crisis energética que atraviesa Malí debido a la suspensión del suministro de electricidad por parte de Costa de Marfil, los malienses no reniegan de la política exterior de los coroneles en el poder en Bamako. Incluso apoyan la intransigencia de Assimi Goïta frente a Alassane Ouattara, cuyo país suministraba electricidad a Costa de Marfil. Lo mismo ocurre en Níger, donde los habitantes prefieren las molestias del corte de suministro a cualquier aceptación de los mandatos de la CEDEAO y Nigeria. Los nigerianos apoyan las encendidas diatribas del general Tiani contra el presidente nigeriano Tinubu.

Vuelve la manivela

Numerosas iniciativas tomadas por las juntas para defender la soberanía nacional han sido acogidas muy favorablemente por la opinión pública. En Burkina Faso, los nuevos impuestos introducidos por los militares permitieron recaudar más de 150 millones de euros (100.000 millones) para financiar el esfuerzo de guerra. También en Níger, las contribuciones de los ciudadanos han contribuido a dotar a las fuerzas de defensa y de seguridad de nuevos equipos, aunque los importes no son los mismos. Esta autonomía en materia de gastos de seguridad proporcionada por las juntas se ha injertado en la independencia de la toma de decisiones operativas en el cuartel general del ejército nacional.

Desde la marcha de los socios extranjeros y de la MINUSMA a Malí, los soldados de Burkina Faso, Malí y Níger son los únicos que toman las decisiones en la lucha antiterrorista. Para ellos, no es malo que los franceses hayan abandonado Burkina Faso, Malí y Níger. Tras haber ganado soberanía sobre los gastos militares y autonomía sobre las decisiones operativas, las juntas aprovecharán la relación de fuerzas favorable para convertirse en los únicos responsables de la agenda política. A partir de ahora, nadie podrá venir de fuera y exigir un calendario de transición. Y mucho menos pretender que Goïta, Tiani e Ibrahim Traoré no tienen derecho a presentarse a las próximas elecciones presidenciales de sus respectivos países.

Se suponía que el periodo de transición terminaría el 26 de marzo de 2024 en Malí. Pero no se llegó a nada. Los coroneles en el poder en Bamako están ahora tan seguros de sí mismos que no se sintieron obligados a fijar un nuevo plazo para el final de la transición. La situación no es muy diferente en Burkina Faso: todo hace pensar que la transición no terminará en julio de 2024, como habían acordado inicialmente los militares y la CEDEAO.

En Níger, más de nueve meses después del golpe de Estado, la transición ni siquiera ha comenzado. La comunidad internacional ha perdido todos sus resortes de influencia sobre las juntas sahelianas recurriendo a sanciones, embargos y suspensión de la ayuda al desarrollo.

Ahora son las juntas las que tienen el control total de las agendas políticas de las transiciones. Prueba de que han pasado de ser parias a interlocutores frecuentes e ineludibles.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel