La provincia de África Occidental del Estado Islámico: «Permanece y se expande» -y sin oposición- en Nigeria

En 2006-2007, cuando Al Qaeda lanzó formalmente sus dos primeras filiales africanas, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Al Shabaab, Nigeria parecía ser el siguiente país maduro para la expansión de Al Qaeda.

Jacob Zenn
Hoover Institution

En 2006-2007, cuando Al Qaeda lanzó formalmente sus dos primeras filiales africanas, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Al Shabaab, Nigeria era aparentemente el siguiente país maduro para la expansión de Al Qaeda. Sin embargo, más de 15 años después, Al Qaeda aún no ha tenido éxito en Nigeria, a pesar de varios intentos intermitentes de su franquicia, Ansaru, por ganar terreno en el país. Mientras tanto, Nigeria -y especialmente el noreste del estado de Borno y sus tierras fronterizas con Níger, Chad y Camerún- se ha convertido en la sede de la Provincia de África Occidental del Estado Islámico (ISWAP). Como la «provincia» (wilaya) más destacada del Estado Islámico (EI) fuera de Oriente Próximo, la persistencia de la ISWAP garantiza que la visión del EI de un «califato» global perdure a pesar de los reveses sufridos por el EI en Oriente Próximo y en otros lugares. Estos reveses incluyen la pérdida del «califato territorial» en Irak y Siria, la disminución de la presencia operativa en Europa y Estados Unidos y la menguante eficacia de otras provincias en Yemen, el sudeste asiático y el Cáucaso, si no también en Afganistán.

En términos más generales, aunque tanto Al Qaeda como el EI carecen de un líder conocido desde la muerte de Aymen al Zawahiri y del tercer califa del EI el año pasado, ninguno de los dos grupos está en declive en África. Al-Qaeda cuenta con el apoyo de la filial de AQMI, el Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes (JNIM), y de al-Shabaab. Tanto el JNIM como al-Shabaab controlan y operan en amplias franjas de territorio: en Malí, Burkina Faso, Níger y cerca de las fronteras del África Occidental litoral, en el caso del primero, y en Somalia, en el del segundo. Los grupos están dominando a las facciones rivales del EI en las cercanías, Estado Islámico en la Provincia del Sahel (más conocido como Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS)) y Estado Islámico en la Provincia de Somalia (EI-Somalia).

Y aunque el EI también tiene provincias en el Congo y Mozambique, carecen de un rival de Al Qaeda. Estas facciones del IS han llevado a cabo varias fugas espectaculares de prisiones y ataques contra infraestructuras energéticas en el Congo y Mozambique, respectivamente, y se han centrado en brutalizar a los cristianos, pero ambas están bastante restringidas en sus áreas de operaciones. El ISWAP es, por tanto, la única facción del EI en África que está superando a un rival de Al Qaeda al tiempo que amplía sus zonas de operaciones, incluyendo el sur de Nigeria este último año.

A pesar de las dificultades de Al Qaeda en Nigeria, la organización estaba inicialmente bien preparada para expandirse en el país. Por ejemplo, podía explotar fácilmente el fértil terreno nigeriano para el reclutamiento con la mayor población musulmana de África, que a lo largo de la década de 1980 se había visto envuelta en vitriólicos conflictos por el uso de la tierra y el poder político con la población cristiana del país. De hecho, los primeros predecesores del ISWAP siguieron una trayectoria bastante típica hacia la alineación con Al Qaeda, sólo para verse interrumpidos por las acciones de un individuo solitario: Abubakar Shekau.

Durante la década de 1980, cuando Shekau era sólo un adolescente, los musulmanes nigerianos se vieron influidos por el jomeinismo de Irán, por un lado, y por el wahabismo de Arabia Saudí, por otro. Para contrarrestar a los iraníes, los saudíes aumentaron rápidamente la financiación de mezquitas y escuelas islámicas nigerianas, así como de becas para que eruditos nigerianos estudiaran en universidades islámicas saudíes. Con el tiempo, los jóvenes eruditos musulmanes nigerianos tendieron a «darse cuenta» de que sólo el islam suní era el «verdadero» islam y abrazaron el salafismo, o más concretamente, el wahabismo, y se apartaron del chiísmo.

En la década de 1990, los donantes y las organizaciones benéficas saudíes apoyaban a los movimientos islámicos, incluidos los militantes, en todo el mundo, desde Argelia hasta Filipinas y, lo que es quizá más importante, los propios saudíes viajaban al extranjero para luchar en conflictos «islámicos». En consecuencia, los primeros nigerianos que se unieron a Al Qaeda en 1994-1995 fueron los que vivían en la diáspora en la propia Arabia Saudí. Estos «saudíes-nigerianos» en el extranjero interactuaron entonces con jóvenes salafíes a nivel local en Nigeria o con nigerianos que luchaban junto a los islamistas en Argelia antes e inmediatamente después del 11-S, y juntos lanzaron un pequeño movimiento yihadista conocido como los «talibanes nigerianos».

El «talibán nigeriano» fue inicialmente popular entre los musulmanes nigerianos después del 11-S, que veían a Al Qaeda como parte de la misma lucha contra el secularismo, el poscolonialismo y la occidentalización que la suya propia. Sin embargo, destacados eruditos wahabíes nigerianos acabaron por apartarse de los «talibanes nigerianos» cuando se dieron cuenta de que el grupo planeaba realmente llevar a cabo la yihad en Nigeria, lo que podría poner en peligro a los musulmanes del país. El gobierno nigeriano, con el respaldo de estos wahabíes así como de las agencias de inteligencia de Estados Unidos y de otras naciones, tomó entonces medidas enérgicas contra el grupo a finales de 2003, mató al líder Muhammed Ali, que a su vez formaba parte de la diáspora nigeriana en Arabia Saudí, y extinguió el movimiento… o eso creían.

En 2004, los «talibanes nigerianos» revivieron bajo un nuevo liderazgo: Muhammed Yusuf, lugarteniente del difunto Ali, y Shekau, lugarteniente del propio Yusuf. Cantaron las alabanzas de Al Qaeda y los talibanes y el establecimiento de un Estado islámico basado en los principios wahabíes. Sin embargo, no declararon la yihad hasta días antes de que las fuerzas de seguridad nigerianas, en una repetición de la represión de finales de 2003, llevaran a cabo una represión aún mayor contra ellos en 2009. Esta represión contó de nuevo con el respaldo de los eruditos wahabíes nigerianos y condujo a la ejecución extrajudicial de Yusuf y varios cientos de sus seguidores.

Tras pasar desapercibido durante un año y entrenarse en los campamentos de AQMI en el Sahel, Shekau relanzó el grupo explícitamente como un movimiento yihadista pro Al Qaeda. Los ataques del grupo incluyeron sofisticados atentados suicidas en la inestable Nigeria central, donde se solapan las poblaciones musulmana y cristiana, y atentados con fuga e incendios provocados en el noreste de Borno. Los primeros atentados, dirigidos en su mayoría contra iglesias cristianas o instituciones del gobierno federal, reflejaban el asesoramiento explícito de AQMI a Shekau, mientras que los segundos, dirigidos a menudo contra los opositores musulmanes de Shekau, como los eruditos wahabíes, reflejaban el deseo de venganza del propio Shekau contra el gobierno nigeriano y sus «eruditos gubernamentales».

Aquí se perdieron las esperanzas de Al Qaeda en Nigeria. Aunque la gran mayoría de los subcomandantes de Shekau querían ganarse el apoyo de los musulmanes siguiendo los consejos de AQMI y atacando a los «proselitistas cristianos», al gobierno «infiel» y a los extranjeros, Shekau siguió atacando a la oposición musulmana a su grupo. Finalmente, estos subcomandantes fueron casi todos asesinados por Shekau por oponerse a él, mientras que los que sobrevivieron fundaron Ansaru. A pesar de llevar a cabo varios secuestros de ingenieros extranjeros, Ansaru tuvo una corta vida. El grupo prometía un camino más «moderado» que Shekau, pero finalmente no pudo resistir sus represalias ni las operaciones de inteligencia contra sus células en respuesta a los secuestros. Además, la propia AQMI se vio dispersada y degradada por la intervención francesa en Mali a principios de 2013 y ya no pudo apoyar ni asesorar a Ansaru.

Con AQMI fuera de juego, el IS estaba bien posicionado para cortejar a Shekau. Aunque el EI desaprobaba algunas de las tácticas «despiadadas» de Shekau, como el secuestro de Chibok, que supuso la «esclavización» de niñas en su mayoría cristianas -aunque también algunas musulmanas- y el histrionismo de Shekau en sus vídeos, como rascarse la entrepierna y saltar salvajemente mientras disparaba un arma y ululaba «Sheka-ka-ka-ka-kau», el EI siguió acogiéndolo a él y a sus combatientes en sus filas en 2015. Así, los combatientes de Shekau se reconfiguraron como ISWAP y los territorios que ISWAP controlaba en el noreste de Nigeria pasaron a formar parte del califato global de IS.

Aunque Shekau obedeció al IS al no aparecer en ningún vídeo del ISWAP, siguió ignorando las órdenes del IS relativas a no dañar excesivamente a los musulmanes. Por ello, el IS abandonó a Shekau y nombró al hijo de Muhammed Yusuf líder del ISWAP en 2016. Muhammed Yusuf no tenía inconveniente en matar a «colaboradores» musulmanes con el gobierno nigeriano y a cristianos en la yihad, pero se oponía a enemistarse con los musulmanes «corrientes». El hijo de Yusuf, sin embargo, consideraba que no sólo la visión de su padre de establecer un Estado islámico, sino también los Estados islámicos precoloniales de África Occidental, habían alcanzado finalmente una culminación al unirse al califato del IS y formar el ISWAP.

Desde la aparición del hijo de Yusuf como líder, el ISWAP ha permanecido inquebrantablemente leal al IS. Incluso con todas las fisuras históricas del ISWAP, no ha habido signos de disidencia contra la legitimidad del IS o sus califas, ni siquiera por parte de los leales a Shekau que aún le seguían después de que abandonara el ISWAP y posteriormente se autodetonara un explosivo para suicidarse en una ofensiva del ISWAP ordenada por el IS para capturarle. De hecho, el ISWAP ha cazado furtivamente, si acaso, a miembros de Ansaru, que a su vez simpatizaban con el IS. Esto explica en parte por qué Ansaru ha fracasado continuamente a la hora de afianzarse incluso en el noroeste de Nigeria, de donde escapó tras sufrir los ataques tanto del ISWAP como de los leales a Shekau en el noreste del país.

ISWAP, por tanto, ha solidificado su presencia en el noreste de Nigeria y en otros lugares del país y, como consecuencia de la historia de Shekau, AQMI y JNIM han mostrado poco deseo de volver a expandirse más al sur del Sahel hacia Nigeria. El ISWAP se enfrenta a una presión relativamente escasa por parte del ejército nigeriano en las zonas rurales del interior del noreste de Nigeria que controla, y ningún afiliado a Al Qaeda u otros leales al difunto Shekau suponen una amenaza para él. Sin embargo, la sostenibilidad a largo plazo del ISWAP significa que el grupo seguirá representando una amenaza para Nigeria, al tiempo que proporciona al EI la legitimidad que necesita entre sus simpatizantes globales para validar el aparentemente difunto «califato» y demostrar que, de hecho, sigue «permaneciendo y expandiéndose» (baqiya wa-tatamaddad).

El problema para Nigeria es que puede caer fácilmente en la complacencia. Las incursiones del ISWAP en el sur de Nigeria, donde ha llevado a cabo ataques esporádicos contra cristianos y soldados en los puestos de control desde 2022, ejemplifican cómo es improbable que el ISWAP se contente con permanecer permanentemente «sólo» en control de partes del noreste de Nigeria. El grupo también sigue mostrando signos de evolución táctica, desde el desarrollo de artefactos explosivos improvisados suicidas transportados en vehículos (VBIEDS) al estilo del IS hasta los «VBIEDS en tándem» contra las tropas chadianas en el lago Chad, tan recientemente como en mayo de 2023. Cuando este aprendizaje táctico se combina con el engrosamiento de las filas del ISWAP no sólo a partir del reclutamiento de jóvenes en sus territorios, sino también de los miles de niños nacidos en las filas del grupo en los últimos 15 años, indica que la expansión y potenciación del grupo apenas ha alcanzado su ápice.

El gobierno nigeriano ha desarrollado algunas estrategias para hacer frente al ISWAP, incluyendo programas dirigidos a los desertores, como el programa «Corredor Seguro». El gobernador del estado de Borno también ha presionado con ardor para que los desplazados internos regresen a sus hogares en la medida de lo posible, con el fin de restablecer la sensación de normalidad en el estado. Nigeria también vivió unas turbulentas, aunque pacíficas, elecciones presidenciales en febrero de 2023 que llevaron a la presidencia a Bola Tinubu, cuyo historial indica que podría impulsar la economía nigeriana durante su mandato.

Sin embargo, el ejército no parece haber desarrollado ninguna nueva estrategia contra la insurgencia, sino que parece haber optado por aceptar un «punto muerto» con el ISWAP. El equilibrio de poder a largo plazo entre el ejército y el ISWAP, sin embargo, puede muy bien favorecer al ISWAP en términos de su capacidad para innovar y reclutar y, en última instancia, ampliar sus operaciones. Los militares harían bien en empezar a preparar un nuevo «juego terrestre» para arrebatar territorios al ISWAP, tal vez basado en un modelo regionalmente conocido, como el de Chad, cuyas brigadas altamente móviles de estilo «no convencional» han logrado en gran medida expulsar al ISWAP y a los leales a Shekau, así como a otros insurgentes, de gran parte del territorio del país.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel