La lucha contra la desertificación refuerza los lazos comunitarios e impulsa la economía local en Níger

El cambio climático, la irregularidad de las lluvias y la falta de agua han provocado sucesivas malas cosechas en la aldea rural de Zorian, situada a unos 650 km al noreste de Niamey, la capital de Níger, en el corazón del árido Sahel de África Occidental.

Transportando alimentos en Niger (c) Amoros2 – Flicker

APO Group en nombre del Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización (FNUDC).

Con cada mala cosecha, los residentes afirman que la comunidad pierde a gran parte de su población joven que se marcha a la ciudad en busca de trabajo. Pero este año, un proyecto de recuperación y restauración de tierras antaño degradadas abrió oportunidades económicas y reforzó los lazos comunitarios, al tiempo que frenaba la desertización.

Wesouleymane Bilal, de 75 años, es el jefe de la aldea de Zorian, agricultor y padre de siete hijos, cuatro de ellos hijas. Está encantado de ver cómo su pueblo progresa significativamente tras sólo unos meses de trabajo y una pequeña inversión financiada a través del Fondo Local de Adaptación al Clima (LoCAL), un mecanismo para canalizar subvenciones a los municipios diseñado por el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización (FNUDC).

«Este año, el éxodo rural se ha reducido considerablemente», afirma el jefe de la aldea, Bilal. «150 personas han recibido una remuneración de unos 26.000 FCFA [unos 43 USD] al mes durante tres meses. Esto ha permitido a muchos de ellos emprender actividades económicas como la compra de ganado para pequeñas granjas de cabras o la creación de pequeños negocios. Gracias a ello, muchas mujeres han podido cubrir las necesidades de sus familias en materia de alimentación y matrículas escolares», explica Bilal.

Un programa de dinero por trabajo impulsado por la comunidad y financiado mediante una subvención LoCAL permitió al gobierno local contratar a 100 jóvenes y 50 mujeres para trabajar durante tres meses en la rehabilitación de un terreno de 60 hectáreas. El trabajo proporcionó a los jóvenes y a las mujeres unos ingresos antes de que empezara el trabajo estacional en los campos, garantizándoles oportunidades económicas durante todo un año.

Algéo Bilal, Presidenta del grupo de mujeres del pueblo, lo confirma: «El trabajo de recuperación de tierras ha sido de gran importancia para nosotras, porque además de la paja que ahora crece en lugar de arena, nos ha permitido obtener unos ingresos que hemos utilizado para comprar alimentos….. Otro aspecto importante son nuestros hijos, a los que vemos trabajar junto a nosotras en lugar del viaje que suelen hacer en esta época a otros pueblos donde no tenemos control sobre su comportamiento.»

Para las comunidades que viven junto a las llanuras de Zorian, se espera que la rehabilitación de los 600.000 m2 de tierra les permita captar mejor el agua de lluvia y restaurar la cubierta vegetal de la zona, al tiempo que aumentan los ingresos en metálico de la población. El alcalde de la comuna de Abalak, Antaka Rhousmane, subraya que los resultados más importantes serán la mejora de la calidad de vida de la población local y añade que los resultados más importantes no siempre son los más visibles.

Las comunidades locales sacan adelante pequeños proyectos para mejorar la economía de la zona. (c) Amoros2 – Flicker

«El éxito de este proyecto no se puede negar, ¡pueden verlo ustedes mismos! La extensión de los pastos no es poca cosa, sobre todo en un lugar que estaba tan desnudo como un glaciar», declaró Rhousmane.

«Pero, sobre todo, hemos sido testigos de un clima simbiótico entre estas comunidades, en términos de cohesión y comprensión. Al cabo de un tiempo, ¡algunos incluso se casaron entre ellos! ¿Se lo imaginan? Eran comunidades que antes no se conocían», añade Rhousmane.

De hecho, en los trabajos de rehabilitación de las tierras participaron jóvenes y mujeres de otros cinco pueblos de la región: Assarara, Ebagaye, Janjaleti, Tansou wahid y Tigdite.

«Con las otras cinco aldeas que participaron en los trabajos, hemos creado lazos de fraternidad. A partir de ahora, les invitamos a nuestras ceremonias y ellos nos invitan a las suyas», declaró la Sra. Bilal, Presidenta del grupo de mujeres de la aldea.

El alcalde está tan orgulloso del éxito del proyecto como de su funcionamiento: «Son subproyectos que la comuna presenta a sus socios para su financiación, que se canalizan a través de ANFICT, según los procedimientos del Estado y sus socios».

Con el apoyo del FNUDC, la Agencia Nacional para la Financiación de las Autoridades Locales de Níger (ANFICT) está estableciendo actualmente una ventanilla climática dentro del circuito nacional de financiación de los gobiernos locales, basada en el enfoque estándar LoCAL. Esto debería contribuir a reforzar las capacidades de los gobiernos locales y las comunidades en materia de financiación climática y gestión de programas.

Con estas mejoras en los sistemas nacionales de financiación, LoCAL ya ha ayudado a financiar más de 64 inversiones de adaptación que benefician a más de 120 000 personas en Dosso, una de las regiones más vulnerables de Níger (Informe LoCAL 2019-2022). En 2023 se inició un nuevo ciclo de financiación que abarca 17 municipios de tres regiones (Dosso, Tahoua y Zinder), incluidos Abalak y el pueblo de Zorian. Las inversiones se centran principalmente en iniciativas de restauración de tierras para luchar contra la desertificación y mejorar la resiliencia y los medios de subsistencia de las comunidades y el desarrollo de capacidades de los gobiernos locales.

El FNUDC, a través del Fondo LoCAL, proporciona apoyo financiero y técnico a nivel local, apoyándose en una red mundial, regional y nacional, para canalizar la financiación climática hacia autoridades locales como Abalak. De este modo, las autoridades locales adquieren más autonomía y funciones para afrontar el reto del cambio climático. Al tiempo que se apoya a Níger en la aplicación de su Plan Nacional de Adaptación, son las comunidades locales las que deciden sus prioridades. Esta toma de decisiones al nivel administrativo más bajo es una de las claves del mecanismo: la sostenibilidad de cada inversión se ve reforzada por la apropiación local.

En Zorian, por ejemplo, el sitio está gestionado por un comité de gestión formado por miembros de seis aldeas que han trabajado en su desarrollo. Los miembros del comité de gestión celebran reuniones mensuales rotativas en una aldea. La gestión conjunta del lugar, ahora dedicado a la recolección, mantiene la cohesión social entre las aldeas y fomenta la resiliencia a nivel local.

«Pido que continúe esta actividad para que los jóvenes puedan tener un trabajo temporal que les permita obtener ingresos», declaró Moustapha Moussa, Presidente del Comité de Gestión de Zorian, y añadió: «Esto reducirá significativamente la emigración y el éxodo rural».

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel