Artículo

La hambruna se cierne sobre Gaza mientras persiste el riesgo de inanición en Sudán, Haití, Malí y Sudán del Sur

El último informe sobre los focos de hambre de Naciones Unidas (Hunger Hotspots report) urge a tomar medidas inmediatas para prevenir la hambruna y advierte de los extremos climáticos relacionados con La Niña

Foto: Tosco Diaz

La inseguridad alimentaria aguda aumentará en magnitud y gravedad en 18 «focos críticos» de hambre, según un reciente informe de alerta temprana de las Naciones Unidas. El informe subraya la urgente necesidad de asistencia para prevenir la hambruna en Gaza y Sudán, así como para evitar un mayor deterioro de las devastadoras crisis alimentarias en Haití, Malí y Sudán del Sur. Asimismo, advierte sobre los efectos persistentes de El Niño y la amenaza inminente de La Niña, los cuales podrían desencadenar nuevos fenómenos climáticos extremos, poniendo en peligro vidas y medios de subsistencia.

Según el análisis del informe, muchos puntos críticos enfrentan crecientes crisis de hambre, señalando el preocupante efecto multiplicador de las perturbaciones simultáneas y superpuestas sobre la inseguridad alimentaria aguda. Los conflictos, las condiciones climáticas extremas y las crisis económicas continúan empujando a los hogares vulnerables hacia situaciones de crisis alimentaria. Además, el informe advierte que es probable que 2023 sea el primer año desde 2010 en el que la financiación humanitaria disminuya en comparación con el año anterior, a pesar de seguir representando el segundo nivel de financiación más alto de la historia para la ayuda humanitaria.

«Las desalentadoras perspectivas destacadas en este informe deberían servirnos a todos como una llamada de atención. Debemos pasar de responder a las crisis después de que ocurran a adoptar enfoques más proactivos de anticipación, prevención y fomento de la resiliencia para ayudar a las comunidades vulnerables a enfrentar las crisis venideras. Actuar antes de las crisis puede salvar vidas, reducir la escasez de alimentos y proteger los medios de subsistencia a un costo mucho menor que una respuesta humanitaria tardía», afirma QU Dongyu, Director General de la FAO.

«Una vez que se declara una hambruna, es demasiado tarde: muchas personas ya habrán muerto de hambre. En Somalia en 2011, la mitad del cuarto de millón de personas que murieron de hambre perecieron antes de que se declarara oficialmente la hambruna. El mundo no prestó atención a las advertencias en su momento y las repercusiones fueron catastróficas. Debemos aprender la lección y actuar ahora para impedir que estos focos desencadenen una tormenta de hambre», declara Cindy McCain, Directora Ejecutiva del PMA. «Tenemos soluciones probadas para detener estas crisis, pero necesitamos los recursos y la voluntad política para aplicarlas a escala antes de que se pierdan más vidas».

El informe titulado «Puntos críticos del hambre – Alerta temprana de la FAO y el PMA sobre la inseguridad alimentaria aguda», publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), solicita una acción humanitaria urgente para salvar vidas y medios de subsistencia y evitar el hambre y la muerte en 18 puntos críticos que comprenden un total de 17 países y un grupo regional de cuatro países (Malawi, afectado por la sequía, Mozambique, Zambia y Zimbabue), donde el hambre aguda corre un alto riesgo de agravarse entre este mes de junio y octubre de 2024.

Puntos críticos con mayor riesgo de empeoramiento

Buscando recursos en Haití. Foto: Polemici.ro

Gaza

Se prevé que el conflicto en curso en Palestina agrave aún más los ya catastróficos niveles de hambre aguda, con hambrunas y muertes que ya se están produciendo, junto con el número de muertos sin precedentes, la destrucción generalizada y el desplazamiento de casi toda la población de la Franja de Gaza. A mediados de marzo de 2024, se preveía que a finales de mayo se produciría una hambruna en las dos gobernaciones del norte de la Franja de Gaza, a menos que cesaran las hostilidades, se concediera pleno acceso a las agencias humanitarias y se restablecieran los servicios esenciales. Se estima que más de un millón de personas, la mitad de la población de Gaza, se enfrentarán a la muerte y la inanición (fase 5 de la CIP) a mediados de julio. El informe también advierte sobre las ramificaciones regionales más amplias de la crisis, que podrían exacerbar las ya elevadas necesidades de seguridad alimentaria en Líbano y la República Árabe Siria.

Sudán

El conflicto y los desplazamientos también continúan a un ritmo y magnitud alarmantes en Sudán, donde el tiempo para salvar vidas se está agotando y se avecina la temporada de escasez, según el informe. Las perspectivas para la producción de alimentos son sombrías, y queda poco tiempo para ayudar a los agricultores antes de que termine la temporada principal de siembra y comiencen las lluvias, lo que limita el acceso a las comunidades más afectadas. Dieciocho millones de personas sufren inseguridad alimentaria aguda, entre ellas 3,6 millones de niños con malnutrición aguda, y la hambruna se está acercando rápidamente a millones de personas en Darfur, Kordofán, Al Jazirah y Jartum, según declaraciones recientes de los directores del Comité Permanente entre Organismos. La crisis, que se encuentra ya en su segundo año, alberga al mayor número de desplazados internos del mundo, casi 10 millones. Otros dos millones de personas han huido a través de las fronteras, lo que agrava la carga que soportan los países vecinos que acogen a un número cada vez mayor de refugiados y retornados, especialmente en Sudán del Sur y Chad, donde las crisis de hambre existentes se están agravando debido a la propagación del mortífero conflicto en Sudán.

Haití

En Haití, en medio de una prolongada crisis económica, la violencia vinculada a grupos armados no estatales ha interrumpido el suministro de alimentos y ha obligado a más de 362.000 personas a huir de sus hogares y abandonar sus medios de subsistencia, incluidas las tierras de cultivo, en medio de una continua incertidumbre sobre el calendario del despliegue de una Misión Multinacional de Apoyo a la Seguridad. El informe advierte que los niveles críticos de inseguridad alimentaria y malnutrición corren el riesgo de empeorar aún más, con la amenaza de que resurjan condiciones catastróficas, especialmente en las zonas donde el acceso humanitario está limitado por la violencia de las bandas.

Malí

En Malí, es probable que los niveles ya críticos y catastróficos de inseguridad alimentaria aguda sigan aumentando, impulsados principalmente por la intensificación del conflicto y agravados por la retirada total de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí.

Sudán del sur

En Sudán del Sur, se prevé que el número de personas que se enfrentan al hambre y la muerte casi se duplique entre abril y julio de 2024, en comparación con el mismo periodo de 2023. La escasez de alimentos en el país y la fuerte depreciación de la moneda están disparando los precios de los alimentos, a lo que se suman las probables inundaciones y las oleadas recurrentes de conflictos subnacionales. Se espera que un nuevo aumento de los retornados y refugiados de Sudán incremente la inseguridad alimentaria aguda tanto entre los recién llegados como entre las comunidades de acogida.

Persisten las amenazas climáticas

Foto: Tanaka Project

El anterior informe sobre los focos de hambre de 2023 advertía sobre la amenaza que suponen El Niño y los fenómenos climáticos extremos asociados, que ponen a millones de personas en riesgo de padecer hambre y malnutrición. Ahora que el episodio de El Niño está llegando a su fin, es evidente que su impacto fue grave y generalizado, incluyendo una devastadora sequía en el sur de África y extensas inundaciones en África oriental.

Esta edición del informe advierte que se espera que las condiciones de La Niña prevalezcan entre agosto de 2024 y febrero de 2025, influyendo significativamente en la distribución de las precipitaciones y las temperaturas. El cambio climático podría tener importantes repercusiones en varios puntos críticos, incluido el riesgo de inundaciones en partes de Sudán del Sur, Somalia, Etiopía, Haití, Chad, Malí y Nigeria, así como en Sudán. Mientras tanto, el Caribe se prepara para una temporada de huracanes extremadamente activa en el Atlántico. El informe advierte que, debido a la incertidumbre de las previsiones actuales, será vital una vigilancia continua.

Principales resultados

Según el informe, Malí, Palestina, Sudán del Sur y Sudán permanecen en el nivel de alerta más alto y requieren la atención más urgente. Haití se añadió a la lista debido a la escalada de violencia y las amenazas a la seguridad alimentaria. Los conflictos son la principal causa del hambre en todas estas zonas. Todos los focos de máxima preocupación tienen comunidades que se enfrentan o se prevé que se enfrenten a la inanición, o corren el riesgo de deslizarse hacia condiciones catastróficas, dado que ya tienen niveles de emergencia de inseguridad alimentaria y se enfrentan a graves factores agravantes.

Chad, la República Democrática del Congo, Myanmar, la República Árabe Siria y Yemen son focos de muy alta preocupación, con un gran número de personas que enfrentan una inseguridad alimentaria aguda crítica, junto con factores agravantes que se espera que intensifiquen aún más las condiciones potencialmente mortales en los próximos meses.

Desde la edición anterior del informe sobre los focos de hambre (octubre de 2023), la República Centroafricana, Líbano, Mozambique, Myanmar, Nigeria, Sierra Leona y Zambia se han unido a Burkina Faso, Etiopía, Malawi, Somalia y Zimbabue en la lista de focos de hambre, donde es probable que la inseguridad alimentaria aguda se deteriore aún más durante el periodo de previsión.

Aumentar la acción anticipatoria y la acción humanitaria para prevenir el empeoramiento de la inseguridad alimentaria

Photo: Samuel Ochai

El informe ofrece recomendaciones concretas por países sobre las prioridades de la acción anticipatoria y la respuesta de emergencia inmediata para abordar las necesidades existentes y emergentes, salvar vidas y garantizar que los riesgos previsibles no se conviertan en catástrofes humanitarias completas.

La acción humanitaria inmediata a gran escala será fundamental para evitar más muertes y hambrunas, especialmente en Malí, Palestina, Sudán del Sur, Sudán y Haití. Sin embargo, el informe advierte que, para abordar y prevenir eficazmente las hambrunas, la agricultura de emergencia, además de la ayuda alimentaria y monetaria de emergencia, debe proporcionarse de forma equilibrada. Además, se necesitan más inversiones en soluciones integradas a través de múltiples organizaciones que puedan ayudar a abordar de forma significativa la inseguridad alimentaria y reducir la dependencia de la ayuda alimentaria de emergencia.