La guerra en Ucrania baraja de nuevo las cartas en el Sahel

La escalada de los precios, la disponibilidad de materias primas, cereales y, sobre todo, fertilizantes, hacen temer un agravamiento de la inseguridad alimentaria en numerosos países, con un riesgo nada desdeñable de hambruna.

Leslie Varenne
MondAfrique

Otra reacción importante sería la reorientación de los fondos de los grandes donantes hacia el conflicto de Europa del Este. Esto provocaría una reducción de la actividad de las ONG en el Sahel en uno de los peores momentos de su historia. El director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) imploró a los países desarrollados que no descuiden el Sahel, Libia, Líbano y Siria: » Si lo hacen, las consecuencias serán catastróficas, más que catastróficas » . Pero además de estas graves consecuencias humanitarias, es en los frentes geopolítico y militar donde podrían producirse cambios.

La preocupación de Estados Unidos

Estados Unidos es muy consciente de ello, y lo que más le preocupa es la pérdida de influencia de Occidente en el continente. Pascal Airault, en un artículo de L’Opinion, resume muy bien el estado de ánimo norteamericano con el titular: » Joe Biden quiere mantener a África en el eje del bien «. Queda corto decir que el resultado de la votación en la Asamblea General de las Naciones Unidas en la que se pedía a Rusia la retirada » inmediata, completa e incondicional de todas sus fuerzas militares en Ucrania » causó un gran revuelo. Sólo 28 de los 55 países africanos aprobaron la resolución, los demás se abstuvieron o votaron en blanco, y sólo Eritrea votó en contra.

El asunto se está tomando muy en serio en Washington. El embajador estadounidense ante la ONU declaró que » no puede haber un terreno neutral y que esta crisis no es simplemente una contienda de guerra fría entre Occidente y Rusia «. Tras la resolución, Anthony Blinken, jefe de la diplomacia estadounidense, se reunió con Moussa Faki, Presidente de la Comisión Africana, mientras que Michele J. Sison, Vicesecretaria de Estado, visitó Malí el 15 de marzo y se dispone a viajar a Francia.

Por último, el general Townsend, jefe del AFRICOM, publicó recientemente una serie de tuits en los que expresaba su apego e interés por el continente: » Puede que Estados Unidos haya ignorado a África en el pasado, pero ése no es el futuro. (…) somos los socios preferidos en gran parte deÁfrica (…)» «(…) USAFRICOM protege e impulsa los intereses estadounidenses, evita distracciones estratégicas y preserva las opciones de Estados Unidos (…)». Si, con tales vuelos de fantasía, no se gana a los africanos y continúa la » distracción estratégica»…

El cambio en la opinión pública

Estas visitas, al igual que estas declaraciones, demuestran que Washington busca recuperar el control de África. ¿Confía cada vez menos en su socio francés para contener a Rusia y China en el continente? Es cierto que Malí y la República Centroafricana ya no votan al unísono con Francia, y que países como Senegal, cuyo Presidente lo es también de la Unión Africana este año, y Congo Brazzaville se han abstenido. Como todos sus homólogos en el mundo, los jefes de Estado africanos son sensibles al estado de ánimo de su opinión pública, que no es mayoritariamente prooccidental.

Lejos de disipar este rechazo a las políticas exteriores de Francia, la Unión Europea o Estados Unidos, la guerra de Ucrania lo exacerba. El doble discurso sobre la gestión de este conflicto en comparación con los de Libia, Irak o Afganistán es irritante. El destino de los latinos, asiáticos y africanos que intentan huir de Kiev es indignante. La acogida especial dispensada a los refugiados ucranianos que huyen de los bombardeos, como tantos otros antes que ellos, es chocante. En cuanto a los comentarios abiertamente racistas de algunos comentaristas de televisión y políticos sobre » estos refugiados que se parecen a nosotros » y «esta inmigración de alta calidad de la que podríamos beneficiarnos «, no es probable que influyan en la opinión pública hacia el «eje del bien »

El giro militar

Sea cual sea la duración de la guerra en Europa del Este, también tendrá necesariamente consecuencias para las operaciones militares francesas y europeas en el Sahel. Los primeros daños colaterales ya se han producido. Los Antonov ucranianos con los que Francia contaba para retirarse de Malí y repatriar material pesado fueron destruidos por el ejército ruso en el aeropuerto de Gostomel. París opera rotaciones con el A400 M, que sólo transporta 37 toneladas en lugar de las 250 toneladas del avión de carga más grande, lo que no simplifica una tarea ya de por sí delicada.

En principio, la reconfiguración de la operación Barkhane no debería alterarse, puesto que ya estaba en marcha antes del 24 de febrero. Por el momento, los contornos del nuevo formato siguen sin estar claros, y los observadores se enfrentan a la » niebla de la guerra «, por utilizar una expresión actualmente de moda. Las declaraciones del general Michon, comandante de la fuerza Barkhane, en Uagadugú contradicen las de Emmanuel Macron. Este último había declarado :

«No se trata de trasladar a otro lugar lo que se está haciendo en Malí, sino de reforzar lo que estamos haciendo en Níger y dar más apoyo al flanco sur «. Sin embargo, el general Michon ha anunciado que esta retirada no » implica un reposicionamiento en Níger».

Según nuestras informaciones, la nueva fuerza debería repartirse entre varios países – Costa de Marfil, Benín, Níger y Burkina Faso – pero parece que todavía no hay nada decidido. Los anuncios están previstos para junio, después de las elecciones presidenciales. Por cierto, con la guerra de Ucrania eclipsándolo todo, es lamentable que no haya ningún debate sobre el tema durante la campaña electoral, ni ninguna evaluación del compromiso de Francia en el Sahel durante este quinquenio.

El hecho es que es una apuesta segura que las futuras decisiones dejarán aún menos espacio para los nuevos acuerdos. Los estrategas del ejército francés ya no se sentirán inclinados a presionar para que se incremente el esfuerzo bélico en la franja sahelo-sahariana con el fin de mantener intacto el presupuesto del ejército.

El conflicto de Europa del Este ha devuelto milagrosamente esta cuestión a la primera línea de la agenda. Es más, la mano de obra y el equipamiento no son escalables, y es muy probable que en la Cumbre Extraordinaria de la OTAN que se celebrará el 24 de marzo la Alianza solicite a los Estados miembros tropas para reforzar su flanco oriental.

El certificado de defunción de la operación Takuba, el gran proyecto de Emmanuel Macron, ya se ha escrito, aunque no se haya registrado oficialmente. Además, cuatro de los nueve países aún implicados -Rumanía, República Checa, Estonia y Polonia- tienen otras prioridades.

Alemania, por su parte, está estudiando si mantiene su compromiso con la Misión de Formación de la Unión Europea en Malí (EUTM), en la que trabajan 300 de sus ciudadanos. Esta cuestión se planteó antes del estallido de la guerra en Ucrania. En cualquier caso, mantenerla o no no sería crucial: en una encuesta reciente, ocho de cada diez malienses desconocían esta misión…

En cuanto a la OTAN, que estaba » estudiando las posibilidades de ampliar sus asociaciones a los países de la región del Sahel «, ya no necesita mirar a otra parte puesto que ha redescubierto su razón de ser: combatir la amenaza rusa.

La existencia de la fuerza de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) no se cuestiona, al menos de momento, y eso es bueno. Sean cuales sean las deficiencias estructurales de la fuerza, su presencia sigue siendo esencial para llevar socorro a la población, ocupar el terreno y documentar los incidentes de seguridad. Cabe señalar que durante el periodo de intensa tensión entre los gobiernos francés y maliense, la MINUSMA se mantuvo estrictamente neutral. Tiene el mérito de no haber repetido los errores cometidos por la ONUCI durante la guerra de 2011 en Costa de Marfil. Sin embargo, la marcha de Barkhane complica su misión y la hace aún más peligrosa (1), sin fuerza de reacción ni apoyo aéreo.

Francia se ha ofrecido a seguir prestando este apoyo a Malí, y por tanto a la MINUSMA, pero con la condición expresa de que » no haya Wagner», como precisó el general Michon en su conferencia de prensa en Uagadugú.

Antonio Guterrez, por su parte, se mostró más comedido con la empresa militar privada rusa, declarando el pasado mes de enero: » Es una decisión soberana del gobierno de Malí cooperar con una organización como ésta «, añadiendo que » lo único que deseamos es que no cree dificultades » a nuestra misión. No obstante, la cuestión del aumento de los medios de la MINUSMA, de su fuerza de reacción y de un mandato más sólido debería figurar necesariamente en el orden del día.

Las diez plagas de Egipto

La situación sigue siendo la misma para el G5 Sahel, suponiendo que disponga de los medios para ello, el problema de sus recursos se ha repetido desde su creación en 2014. La Unión Europea es el mayor donante del G5 y del Sahel, pero aunque disponga de presupuestos importantes, con la guerra de Ucrania ya no es seguro que esta región sea una de sus prioridades.

Desde 2014, Bruselas ha concedido más de 18.200 millones de euros en ayudas y préstamos en condiciones muy favorables a Ucrania (teniendo en cuenta, además, que con el conflicto no se devolverán préstamos que representan alrededor de la mitad de esta suma). Los países de la región del Sahel han recibido unos 8.000 millones de euros de ayuda desde 2013. Tras el » cueste lo que cueste» de la pandemia y las consecuencias de las sanciones impuestas a Rusia, la inflación y las dificultades económicas acechan a los Estados europeos. Si los fondos occidentales se agotan de repente, ¿Qué medios les quedarán a los países que tienen que hacer frente a las amenazas yihadistas, al alza de los precios de la energía y a la escasez de fertilizantes y cereales debido a las sanciones que ellos no impusieron? El Sahel es uno de los grandes perdedores de este conflicto. Sólo falta una plaga de langostas y el cuadro estaría completo.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel