La creciente complejidad de los conflictos entre agricultores y ganaderos en África Occidental y Central

El aumento de la violencia entre agricultores y pastores en África es más pernicioso que las meras cifras de víctimas mortales, ya que a menudo se ve amplificado por las cuestiones emocionalmente potentes de la etnia, la religión, la cultura y la tierra.

 

Un pastor cuidando su ganado. (Foto: MudflapDC)

Por Leif Brottem
Profesor asociado de Estudios de Desarrollo Global en el Grinnell College
Africa Center for Strategic Studies

En los últimos años ha aumentado la violencia contra los pastores de África Occidental y Central, como autores y como víctimas. Desde 2010, se han producido más de 15.000 muertes relacionadas con la violencia entre agricultores y pastores. La mitad de ellas se han producido desde 2018 (véase el gráfico 1).

Sin embargo, el aumento de los conflictos entre agricultores y pastores en África es más pernicioso que las cifras de víctimas mortales por sí solas, ya que a menudo se ve amplificado por las cuestiones emocionalmente potentes de la etnia, la religión, la cultura y la tierra. Los grupos islamistas militantes del centro de Malí y el norte de Burkina Faso han instrumentalizado estas divisiones para exacerbar los agravios, impulsando así el reclutamiento. Del mismo modo, los grupos rebeldes de la República Centroafricana (RCA) se han posicionado como defensores de los intereses de los pastores.

Irónicamente, la mayoría de los ganaderos no tienen ninguna relación con los grupos extremistas y a menudo son víctimas de sus acciones. Sin embargo, una vez desatado el genio del conflicto intercomunitario, las pasiones se apoderan de ellos. Los ataques se vuelven más mortíferos, las expulsiones más frecuentes y las represalias se extienden a comunidades no inmediatamente vinculadas al foco inicial. Lo que está en juego pasa rápidamente de cuestiones de acceso a los recursos o de política local a nociones de identidad profundamente arraigadas. Comunidades enteras son tachadas de bandidos, insurgentes o terroristas.

Aunque agricultores y pastores han mantenido relaciones competitivas durante siglos, el actual clima de violencia no tiene precedentes en los tiempos modernos. La relación entre disputas manejables entre agricultores y pastores y espirales de violencia intercomunal es compleja. No obstante, existen lecciones positivas incluso allí donde la violencia se ha concentrado más.

Factores impulsores y desencadenantes de la violencia entre granjeros y pastores

El aumento de la violencia entre agricultores y pastores en África se ha concentrado en Nigeria, a lo largo del corredor central de Malí y el norte de Burkina Faso, y en partes de la República Centroafricana (véase el gráfico 2). El hecho de que existan focos geográficos subraya la importancia de comprender los factores locales y regionales que han contribuido a los resultados violentos. También pone de relieve que la mayoría de las disputas entre agricultores y pastores se resuelven de forma amistosa. A continuación se examinan algunos de estos factores de conflicto.

Creciente presión sobre la tierra. El desencadenante más común de los conflictos entre agricultores y pastores son los daños causados a los cultivos por el paso del ganado. Aunque las convenciones locales bien establecidas dictan cómo deben resolverse estos conflictos, este proceso puede quebrarse. A medida que la población rural de la región ha crecido de forma espectacular, muchos pastores han visto cómo sus tierras de pastoreo se dedicaban al cultivo, lo que ha dificultado su subsistencia (véase la Figura 3). La población rural de la zona sudanosaheliana de África Occidental y Central ha crecido más de un 40% en los últimos 20 años, hasta alcanzar más de 281 millones de personas. En las últimas cuatro décadas, la superficie de tierras de cultivo se ha duplicado, alcanzando casi el 25% de la superficie total, una tendencia que los científicos prevén que se acelere junto con el crecimiento demográfico.

La escasez de tierras de pastoreo empuja a los pastores hacia zonas protegidas, como parques nacionales y bosques clasificados, y aumenta su dependencia de prácticas nominalmente ilícitas como la tala de ramas de árboles. Se considera que los agentes de seguridad y forestales encargados de hacer cumplir estas normas se dirigen de forma desproporcionada a los pastores para imponerles multas e incluso cometer abusos violentos.1 Asimismo, las campañas contra la insurgencia en Malí, Burkina Faso y Nigeria han empeorado las relaciones intercomunitarias, ya que las fuerzas de seguridad han actuado en ocasiones contra comunidades de pastores consideradas partidarias de grupos extremistas violentos.

Despojo. La invasión de tierras cultivadas en zonas de pastoreo agrava el agravio de los pastores, que consideran que sus derechos a los recursos -ya sea tierra, agua, madera o forraje- son más débiles que los de los agricultores y, por tanto, han sido ignorados. Los pastores sólo suelen necesitar un acceso estacional a los recursos, por lo que sus derechos sobre la tierra suelen considerarse secundarios a los de los agricultores. Del mismo modo, las decisiones sobre el uso de la tierra suelen tomarse cuando los pastores no están presentes, lo que les excluye del proceso. Incluso cuando las leyes pretenden proteger los derechos sobre los recursos de los pastores, tienden a pasar desapercibidas a nivel local. Por ejemplo, Benín tiene una ley estricta que prohíbe el cultivo dentro de los corredores ganaderos, pero a menudo se hace caso omiso de las leyes porque los corredores atraviesan tierras de cultivo tradicionales.

En algunos contextos, la falta de acceso a la tierra ha llevado a los jóvenes a perder la fe en los ancianos de su comunidad, que parecen incapaces de proteger los intereses de sus recursos o están ellos mismos implicados en tratos sobre la tierra. En Nigeria, las reservas de pastos y otras tierras bajo el control de las comunidades de pastores han sido objeto de adquisiciones de tierras por parte de las élites.2 Los acuerdos sobre tierras rurales generan importantes intercambios de riqueza y sirven como recompensa dentro de las redes de clientelismo, ya que los actores nacionales y estatales buscan apoyo político. Las consiguientes tensiones intracomunitarias pueden contribuir al reclutamiento de grupos armados, ya que los jóvenes buscan la emancipación y un medio de vida autónomo. Paradójicamente, la presencia de grupos armados reduce aún más la disponibilidad de tierras de pastoreo, ya que los pastores son expulsados o se les prohíbe el acceso a zonas clave, como los bosques protegidos, que ocupan los grupos armados.

Robo. El ganado es el recurso más valioso en muchas comunidades rurales y suele ser objeto de robo. El aumento de la frecuencia y la magnitud de los robos de ganado es tanto una causa como un efecto de los conflictos violentos. Los grupos armados utilizan el ganado robado para financiar sus actividades. El riesgo de robo hace que los pastores se armen para proteger a sus animales. El aumento de la demanda de armas enriquece a los sindicatos criminales implicados en el tráfico de armas. Todos estos factores aumentan el riesgo de altercados violentos. Mientras tanto, los grupos agraviados pueden percibir el robo de ganado de las comunidades con las que han estado en conflicto como una forma de justicia. Esto ha provocado una rápida expansión del número de grupos armados de base comunitaria que, aparentemente, actúan contra el robo de ganado, aunque estos grupos también pueden participar en actos violentos de represalia. En muchos estados nigerianos y partes de África Central han surgido «economías de guerra» en torno a las redes de comercio de ganado y las rutas migratorias.3

Desigualdades sociales. Los recientes cambios en la propiedad del ganado, que en algunos lugares ha pasado de las comunidades rurales de pastores a los habitantes ricos de las ciudades, han generado la percepción de que los pastores representan los intereses de las élites. Esto ha contribuido a la ruptura de los sistemas tradicionales de dependencia mutua, como el reparto de los residuos de las cosechas. A la inversa, esto refuerza otros factores desencadenantes de conflictos, como la probabilidad de que un agricultor exija a un pastor cuotas exorbitantes por cualquier daño a su cosecha. Del mismo modo, un pastor que cuente con el respaldo de las élites políticas puede negarse a participar en la resolución de disputas con los agricultores locales suponiendo que los propietarios de los rebaños tienen suficiente influencia política para evitar la rendición de cuentas4.

Las percepciones de desigualdad social también afectan a las relaciones dentro de las comunidades en las que las élites locales, normalmente los ancianos del clan o los cabezas de familia, poseen un poder económico y social considerable sobre sus subordinados. En el centro de Malí, esta estructura jerárquica de la comunidad está codificada dentro de un sistema de castas neofeudal y supuestamente ha contribuido a generar agravios entre los jóvenes y las castas inferiores, que los grupos islamistas militantes explotan para fomentar el reclutamiento.5 Los grupos armados aliados de los pastores en la República Centroafricana ganaron influencia protegiendo a los pastores durante los conflictos internos de ese país, lo que posteriormente condujo a una lucha de poder entre esos grupos y las autoridades comunitarias tradicionales.6

Conflictos de intereses y desconfianza. Las instituciones fiables de resolución de disputas, incluidas las negociaciones informales, sirven de eje para mitigar la violencia entre agricultores y pastores. Sin embargo, si se percibe que estas instituciones adjudicadoras están sujetas a incentivos, se erosiona la confianza en todo el proceso. Además, la desconfianza en el proceso de mediación impide resolver los desacuerdos rutinarios de manera amistosa e informal.

Una vez que la desconfianza, los rumores y las sospechas empañan la percepción del proceso de resolución de disputas, las partes agraviadas y sus aliados se apresuran a asumir que la corrupción ha desempeñado un papel. Por el contrario, si cualquiera de las partes en conflicto rechaza la intervención de las autoridades, los enfrentamientos pueden escalar hasta convertirse en enfrentamientos intercomunales que rápidamente se tornan violentos. Históricamente, en estos enfrentamientos se han visto implicadas asociaciones de cazadores tradicionales como los dozo en Malí y los koglweogo en Burkina Faso. Este tipo de asociaciones suelen actuar como milicias comunitarias porque tienen acceso a armas de fuego artesanales y a técnicas de rastreo de arbustos. A medida que han ido surgiendo milicias afiliadas a los pastores, los conflictos entre ambos grupos se han vuelto más organizados, prolongados y mortíferos, contribuyendo a ciclos de violencia que se autoperpetúan.

Conflictos entre agricultores y pastores en Nigeria

Ganado pastando cerca de un campo de maíz en Nigeria.

En la última década, Nigeria ha registrado el mayor número de víctimas mortales entre agricultores y pastores de África Occidental o Central. Esta tendencia ha sido en gran medida ascendente, con 2.000 muertes registradas en 2018. Los sucesos violentos entre comunidades de pastores y agricultores en Nigeria se han concentrado en los estados del noroeste, el Cinturón Medio y, recientemente, el sur.

En respuesta a la creciente violencia, varios gobiernos estatales de Nigeria han adoptado leyes contra el pastoreo abierto que exigen que el ganado sea llevado al mercado en vagones o vehículos, en lugar de a pie, para reducir los posibles conflictos con los agricultores. Promulgadas inicialmente en 2016 en cuatro estados del Cinturón Medio -Ekiti, Edo, Benue y Taraba-, las leyes se consideran una ilegalización del nomadismo, lo que representa una amenaza para el estilo de vida de algunos pastores. En los estados de Benue y Taraba, el número de conflictos y víctimas mortales ha disminuido considerablemente tras la promulgación de estas leyes, aunque no está claro hasta qué punto esto puede atribuirse a su aplicación.

Estrategias similares han cobrado impulso en otras partes de Nigeria. Tras la propagación de los enfrentamientos entre agricultores y pastores en el sur, los gobernadores de 17 estados del sur emitieron una resolución conjunta en mayo de 2021 para prohibir el pastoreo al aire libre en sus territorios.

Estas leyes y tácticas se enmarcan en un discurso político hostil hacia los pastores fulani que se extiende por África occidental y central.7 Esto, a su vez, dificulta la resolución de conflictos a largo plazo en Nigeria. Por ejemplo, el gobierno nigeriano y muchos otros actores políticos apoyan firmemente la aplicación del Plan Nacional de Transformación Ganadera (NLTP) de 2019, cuyo objetivo es mejorar la seguridad y reducir los conflictos entre pastores y agricultores mediante el asentamiento de los pastores en ranchos. Dado que la ley favorece a las poblaciones indígenas locales, a menudo apoya a los agricultores que desean criar ganado. Sin embargo, los pastores suelen quedar excluidos del desarrollo de los ranchos, ya que suelen proceder de otros estados o países vecinos. El resultado es un marco que ofrece poca ayuda a los pastores seminómadas y que, en cambio, crea más barreras para el uso y el acceso a la tierra. Por lo tanto, no aborda los factores subyacentes de la polarización entre las comunidades de agricultores y pastores.

La ganadería es vista con recelo por muchos pastores seminómadas, ya que exige cambios drásticos en el estilo de vida. El hecho de que la iniciativa cuente con el firme apoyo de voces antifulani en los medios de comunicación hace que su aplicación sea aún más polarizadora. Si el NLTP tuviera más en cuenta los intereses de los pastores, podría mitigar parte de la inseguridad relacionada con el pastoreo. Sin embargo, es probable que los fallos en su aplicación mermen su eficacia. Por ejemplo, la Ley de Prohibición del Pastoreo Abierto y Establecimiento de Ranchos del Estado de Benue exige a las personas que no reúnen los requisitos para ser indigenas, lo que incluye a muchos pastores, que sigan un proceso de permisos de varios pasos que incluye la autorización de los propietarios de las tierras. En consecuencia, es poco probable que la ley facilite la transición de los medios de subsistencia o reduzca la necesidad de movilidad de los pastores. Sin embargo, es probable que exacerbe aún más los resentimientos entre comunidades.

Las políticas que reducen efectivamente las tierras de pastoreo disponibles para los pastores seminómadas también pueden alimentar inadvertidamente los ciclos de violencia militante. En busca de tierras, los pastores se ven cada vez más obligados a adentrarse en las reservas forestales, que también sirven de escondite a bandas criminales y grupos extremistas. Esto expone a los pastores al robo de ganado y a otras formas de inseguridad a las que muchos pastores han respondido armándose para protegerse.8 Para los residentes locales, esto hace que los pastores sean cada vez más indistinguibles de los grupos extremistas. También contribuye a aumentar las tensiones entre comunidades. En el Área de Gobierno Local (AGL) de Madagali, en el estado de Adamawa, que se solapa con partes del bosque de Sambisa, la presencia de células de Boko Haram ha obligado a los pastores a abandonar el bosque, lo que ha provocado más daños en las cosechas y ha empeorado las relaciones con los agricultores locales.

Buenas prácticas: Comités Kabara en Nigeria

El estado nigeriano de Adamawa se ha visto sacudido por violentos conflictos entre agricultores y pastores desde principios de la década de 2000. Sin embargo, en determinadas zonas, como la comunidad de Shuwa, los comités de resolución de disputas Kabara han puesto freno a la violencia derivada de las disputas entre agricultores y pastores.9 Kabara, que significa «terreno común» en lengua marghi, funciona como un foro de mediación de base para todo tipo de infracciones y delitos, incluidas las disputas entre agricultores y pastores. Los comités, formados por miembros de la comunidad como líderes tradicionales y religiosos, autoridades locales y asociaciones de jóvenes y mujeres, median en las disputas sin recurrir a medidas excesivamente punitivas, lo que reduce las posibilidades de conflicto. A pesar de la creciente inseguridad en la zona que rodea a la comunidad de Shuwa, el carácter integrador de sus comités kabara ha contribuido a evitar la violencia entre agricultores y pastores que afecta a muchos de sus vecinos, al ofrecer responsabilidad e imparcialidad, lo que aumenta la aceptación y la participación de las partes en conflicto.

La LGA de Demsa, en el estado de Adamawa, también ha contenido la violencia gracias al buen funcionamiento de un foro de base que se beneficia de las buenas relaciones históricas entre los pastores fulani y los agricultores m’bula. Un nivel adecuado de confianza intercomunal y la talla de los principales actores políticos locales hacen que los miembros de ambos grupos consideren el foro de mediación como una forma legítima de resolver disputas. Incluso en lugares en los que la confianza se ha erosionado con el tiempo, las medidas de fomento de la confianza, como el diálogo para la consolidación de la paz entre las comunidades y la formación en mediación para los líderes comunitarios, pueden ayudar a restablecer la confianza y fomentar la responsabilidad en foros similares.

Las autoridades municipales y de distrito también pueden desempeñar un papel clave en la gestión de conflictos y la prevención de la violencia. La LGA de Girei, en el estado de Adamawa, ha experimentado muchos menos altercados violentos que sus vecinos debido a la eficacia de su jefe de distrito en los foros de resolución de conflictos. En este caso, el individuo también ejerce como Ubandoma, un cargo tradicional de la administración del Emirato de Yola, lo que aumenta considerablemente su legitimidad local.

Conflictos entre agricultores y ganaderos en Malí

Agricultores de maíz en Nigeria. (Foto: CGIAR)

En Malí, los ciclos de violencia y represalias entre agricultores y pastores se han vuelto cada vez más letales desde 2015, con un saldo de casi 700 víctimas mortales en 2020.

La mayor parte de la violencia entre agricultores y pastores en el centro de Malí se concentra en la parte de la región de Mopti fronteriza con el norte de Burkina Faso. El aumento de la densidad de población está contribuyendo a las disputas por la tenencia de la tierra. Los esfuerzos por negar o redefinir las antiguas relaciones entre autóctonos y emigrantes ha sido un factor de volatilidad en ciertas localidades.

Sin embargo, el desencadenante más inmediato del aumento de la violencia entre agricultores y pastores en esta región son los grupos islamistas militantes. El Frente de Liberación de Macina (FLM), dirigido por el clérigo fulani Amadou Koufa, ha explotado estratégicamente las diferencias intercomunitarias, haciendo hincapié en los agravios de los pastores como medio para impulsar el reclutamiento. Como resultado, los fulani constituyen ahora la mayoría de las fuerzas de los grupos islamistas militantes de la región. El FLM consiguió cierto apoyo local a través de medidas populistas, como la prohibición de las tasas de pastoreo y haciéndose eco de las quejas de los jóvenes pastores contra el sistema establecido de tenencia de la tierra en el centro de Malí. A pesar de ello, el FLM no parece contar con un amplio apoyo entre los fulani o los pastores en general.10 Además de reclutar a través de las escuelas coránicas, la organización supuestamente recurre a la coacción y la intimidación para reclutar nuevos miembros (una práctica de la que también se ha informado en el caso de grupos armados en Nigeria), lo que sugiere un atractivo popular limitado. No obstante, la fusión de las identidades fulani y FLM alimenta la percepción de que todos los fulani son terroristas y hace que los fulani sean culpables de los ataques de grupos islamistas militantes en la región.

Las tenues treguas entre líderes tradicionales o religiosos, milicias armadas comunitarias y grupos islamistas militantes en algunas localidades han reducido la violencia entre agricultores y pastores al incluir disposiciones sobre daños a las cosechas, apropiación de tierras y robo de ganado. Este fue el caso del distrito de Ténenkou, en el centro de Malí, una de las primeras zonas objetivo de la FLM. El pacto de Ténenkou, que cuenta con el apoyo implícito tanto de las fuerzas de seguridad malienses como de elementos del FLM, mantiene la mediación en los conflictos en manos de los jefes e imanes locales y se hace cumplir mediante la brutal justicia impartida por el FLM.11 Al hacerlo, el acuerdo también ha influido en la distribución del poder político local. En particular, excluye a los actores políticos locales y a las organizaciones de la sociedad civil dedicadas a la consolidación de la paz, a las que se percibe como demasiado cercanas al Estado maliense y a sus socios antiterroristas.

La viabilidad a largo plazo de estos pactos es cuestionable por varias razones. Aunque el robo de ganado en Ténenkou ha disminuido en el caso de los pastores fulani, no ha ocurrido lo mismo con los agricultores bambara, que también poseen un número considerable de cabezas de ganado. Si no se abordan, es probable que estos asentamientos locales que favorecen a los pastores fulani generen nuevos agravios relacionados con la tierra que acaben desembocando en un retorno de la violencia. La primera tregua entre agricultores y pastores, por ejemplo, se rompió cuando persistió la violencia de los grupos islamistas militantes.12 La táctica de los grupos islamistas militantes de atacar los servicios gubernamentales también impide la provisión de una seguridad sostenible. Asimismo, dado que los grupos armados agravan las tensiones en torno al acceso a los recursos en lugar de abordarlas, el riesgo de que resurja el conflicto entre agricultores y pastores sigue siendo elevado.

Este tenue equilibrio describe partes del centro de Malí, donde las autoridades locales de algunas jurisdicciones no han recaudado impuestos desde que comenzó la crisis maliense en 2012. El norte de la República Centroafricana presenta una dinámica similar, en la que los pastores mantienen relaciones clientelistas con grupos armados que obtienen ingresos de ellos a cambio de un acceso privilegiado a la tierra. Si este tipo de acuerdos coercitivos y extorsivos surgen y persisten en Malí, es difícil imaginar que puedan abordar las presiones estructurales a largo plazo, como la competencia por los recursos, que contribuyen a la violencia que afecta a los pastores.

Buenas prácticas: RECOPA y gobernanza local

La forma más eficaz de prevenir los conflictos violentos entre agricultores y pastores es abordar sus causas profundas, como la movilidad de los rebaños y el acceso a los recursos. Las iniciativas que han tenido éxito ponen de relieve la importancia de los enfoques multipartitos en los que participan las autoridades consuetudinarias, los cargos electos y las organizaciones de la sociedad civil que aportan conocimientos técnicos y actúan como facilitadores.

En el oeste de Malí, donde los pastores suelen entrar en conflicto con los agricultores locales, el alcalde de Sebekoro facilitó y ayudó a codificar un acuerdo que agricultores y pastores establecieron por su cuenta. El acuerdo se basa parcialmente en la legislación nacional, incluida la Carta Pastoral, y en acuerdos tradicionales mediante los cuales los pastores asentados facilitan el paso del ganado y median en cualquier incidente de daños a los cultivos antes de que surjan disputas graves. El acuerdo adoptó la forma de convenciones locales ampliamente utilizadas que, unidas a la cuidadosa implicación del alcalde y a la confianza depositada en él, contribuyeron sustancialmente a reducir los daños a los cultivos en la zona.

En el este de Burkina Faso, la Red de Comunicación sobre Pastoreo (Réseau de communication sur le pastoralisme, RECOPA) ha encabezado un esfuerzo en el que participan agricultores y pastores, comunidades y el gobierno municipal para superar los difíciles obstáculos de la tenencia de la tierra y asegurar las rutas de pastoreo y las zonas de pasto. RECOPA mantiene una infraestructura básica de gestión de la tierra en forma de mapas accesibles a los usuarios de los recursos y marcadores físicos de los límites de uso de la tierra. Las iniciativas de financiación basadas en la recaudación de pequeñas cantidades procedentes de los ingresos del mercado contribuyen a sostener sus actividades y a generar la apropiación comunal de la organización.

El papel de las fuerzas de seguridad

Las fuerzas de seguridad tienen un papel esencial, aunque poco comprendido, a la hora de mitigar los conflictos entre agricultores y pastores y romper su vínculo con la inseguridad regional. En los países en los que las fuerzas de seguridad han gozado históricamente de una mayor confianza de la población local, como Benín, se suele recurrir a ellas para que desempeñen un papel en la interrupción de la violencia y la prevención de su escalada. Durante el tiempo en que Malí tuvo un gobierno elegido democráticamente, las fuerzas de seguridad malienses pudieron apoyarse en esa legitimidad para desactivar enfrentamientos violentos entre comunidades que tenían el potencial inminente de descontrolarse. Esto fue especialmente evidente en el distrito de Yanfolila, en la región de Sikasso, donde las fuerzas de seguridad locales lograron calmar las violentas disputas entre agricultores y pastores colaborando estrechamente con los líderes comunitarios. Incluso en Nigeria, donde la confianza pública en las fuerzas de seguridad es una de las más bajas de la región, los informes muestran que cuando responden con rapidez y están equipados para reducir la violencia, los agentes de seguridad del Estado pueden minimizar el número de víctimas mortales en un ataque.

Cada vez es más importante que los agentes de seguridad distingan entre los enfrentamientos locales entre agricultores y los ataques de grupos islamistas militantes, y que refuercen los mecanismos que reducen el riesgo de una escalada de la violencia al tiempo que protegen a las comunidades. Por ejemplo, las disputas por incidentes individuales o derechos sobre parcelas de tierra pueden volverse violentas, y de hecho lo hacen. Las autoridades locales y las fuerzas de seguridad deben abordar estos incidentes de forma rápida y equitativa para evitar que aviven tensiones intercomunitarias que puedan crear las condiciones para el reclutamiento de grupos extremistas violentos. Mientras tanto, las partes interesadas de la comunidad deben aprovechar las disputas por la tierra como oportunidades para reevaluar los acuerdos existentes de acceso a los recursos y encontrar soluciones equitativas. Las fuerzas de seguridad pueden desempeñar un papel fundamental de disuasión de la violencia, proporcionando espacio para que estos diálogos sigan su curso.

Recomendaciones

El aumento de la violencia entre agricultores y pastores merece una alta prioridad, dado el potencial de lo que a menudo son disputas por la tierra para convertirse rápidamente en un conflicto intercomunal más amplio, sobrecargado por cuestiones emotivas de identidad étnica, religiosa y cultural. Las tensiones entre agricultores y pastores disminuirán cuando los pastores se sientan incluidos en la toma de decisiones, especialmente en lo relativo a los recursos de la tierra, y cuando sientan que su movilidad está asegurada y que se respeta su presencia. Los agricultores deben confiar en que sus medios de subsistencia no se verán socavados por los cambios en las leyes que regulan el acceso a la tierra y su uso, y en que sus propios asentamientos y campos son seguros. Las fuerzas de seguridad pueden y deben reforzar, en lugar de desestabilizar, estas condiciones previas para la reducción de la violencia. Para lograr estos objetivos será necesario que los gobiernos, los actores de la sociedad civil y los socios internacionales den prioridad a lo siguiente.

Diferenciar entre agravios locales y grupos extremistas armados en zonas de alto riesgo

Las comunidades que lindan con bosques protegidos y las poblaciones vulnerables, como los pastores jóvenes, corren un riesgo especial de ser explotados violentamente por grupos armados y de convertirse en miembros de ellos mediante reclutamiento o coacción. Los pastores que se encuentran lejos de sus hogares se enfrentan a riesgos adicionales porque pueden carecer de contactos de confianza o incluso de la capacidad de comunicarse con la población local en las zonas donde pretenden apacentar a sus animales. Las reivindicaciones pastorales son distintas de las que motivan la violencia de los grupos extremistas. Sin embargo, una vez que los grupos extremistas violentos se establecen en una zona, transforman el contexto político, y las luchas locales pueden entonces instrumentalizarse al servicio de su agenda extremista.

Las fuerzas de seguridad necesitan aplicar un enfoque discriminatorio en los esfuerzos de contrainsurgencia que proteja a las comunidades expuestas y a las poblaciones vulnerables

Esto requiere un trabajo a largo plazo para establecer una mayor resiliencia y una presencia sostenida en zonas aisladas que caen fácilmente bajo el control de grupos extremistas violentos. Los agentes de seguridad deben asemejarse a la policía de proximidad, en la que se ganan la confianza de la población local disuadiendo y castigando las actividades delictivas que aumentan la inseguridad.

Invertir capital político y recursos financieros para mejorar las infraestructuras de gestión de la tierra

Es previsible que la población y la presión sobre la tierra sigan creciendo en partes de África Occidental y Central en un futuro previsible. Las infraestructuras de gestión de la tierra, como mapas y marcadores físicos, son cruciales para hacer frente a estas presiones, al igual que lo es generar la adhesión y el respeto de la comunidad a las normativas sobre la tierra acordadas. Las convenciones locales que abordan la usurpación de tierras y el uso indebido de los recursos tienen más peso cuando los líderes comunitarios coordinan los esfuerzos entre los actores tradicionales, religiosos y de la sociedad civil. Los logros de RECOPA en Burkina Faso destacan en este sentido. Animar a conjuntos similares de actores a determinar conjuntamente un proceso independiente e imparcial para determinar la gobernanza de la tierra ayuda a promover la participación de toda la comunidad en la toma de decisiones. Esto incluiría algún tipo de recurso a la aplicación de la ley y a la seguridad.

Los esfuerzos de RECOPA por proporcionar y mantener infraestructuras de gestión de la tierra también ponen de relieve la importancia de fomentar la apropiación local de estos procesos

Esto se ve facilitado por la financiación local, que en los entornos rurales se ve favorecida por la disponibilidad de infraestructuras de financiación electrónica, como el dinero móvil. A medida que crece la confianza en estas iniciativas, pueden contribuir a apoyar otras inversiones en infraestructuras, como centros de vacunación y pozos. Además de reforzar la confianza, el desarrollo de estas infraestructuras establece lugares designados para los pastores dentro y alrededor de las comunidades. Esto, a su vez, facilita la planificación local para reducir los riesgos de enfrentamientos entre agricultores y pastores.

Formar a los líderes locales en técnicas de resolución de conflictos

En las comunidades en las que la confianza y la rendición de cuentas se han degradado con el tiempo y las tensiones intercomunales son elevadas, la resolución eficaz de los conflictos depende del restablecimiento de procesos de confianza y de la inclusión de un amplio abanico de partes interesadas de la comunidad. Invertir en la formación de líderes de todos los segmentos de la sociedad como mediadores independientes en las disputas entre agricultores y pastores puede ayudar a conseguirlo. Dicha formación podría basarse en las lecciones aprendidas de los mecanismos alternativos de resolución de conflictos, que funcionan de forma similar a los eficaces e inclusivos comités kabara de Nigeria.13 Los facilitadores de estas formaciones se centran en estrategias de mediación, dinámicas de comunicación, técnicas de escucha activa, competencia intercultural, creación de consenso y cómo lograr la resolución imparcial de los conflictos. Los mediadores formados tienen más posibilidades de garantizar la confianza y una comunicación productiva entre las partes.

El desarrollo de estas habilidades en contextos de disputas recurrentes entre agricultores y pastores fomentará la consolidación de la paz y la resolución de conflictos tanto a nivel interpersonal como comunitario, reduciendo la polarización entre grupos. También puede frenar la desafección entre los jóvenes y otras poblaciones marginadas, aliviando la necesidad percibida de tomarse la justicia por su mano y reduciendo el potencial de altercados violentos.

Dar prioridad al fomento de la confianza entre las comunidades y las fuerzas de seguridad. No se logrará mitigar la violencia sin intervenciones de seguridad más fiables y eficaces. En las zonas relativamente seguras, debe recopilarse más información para comprender cómo y cuándo las fuerzas de seguridad desempeñan un papel eficaz en la interrupción de la violencia.

Deben desarrollarse mecanismos para aumentar la responsabilidad y la eficacia de las fuerzas de seguridad, especialmente en cuanto a su capacidad para responder rápidamente a los brotes de violencia. Cuando las comunidades locales creen que las fuerzas de seguridad responderán con rapidez y de forma imparcial, es mucho menos probable que apoyen acciones extralegales cuando inevitablemente se produzcan disputas o altercados. Con este tipo de respuestas, las fuerzas de seguridad reforzarían su capacidad única para estabilizar las zonas y evitar que las disputas se conviertan en una escalada de violencia más amplia.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel