Grupos vinculados a Al Qaeda y al Estado Islámico arraigan en la costa de África Occidental

Grupos vinculados a Al Qaeda y al Estado Islámico se han ido extendiendo desde la vasta y árida extensión al sur del desierto del Sáhara hasta las naciones más ricas de la costa de África Occidental

Amenaza yihadista en Benín (Copyright 2023 The Associated Press. Todos los derechos reservados.)

The Independent

Los insurgentes presionaron a Zackari para que se uniera a su movimiento, y él los rechazó.

Ahora teme su venganza. Lleva más de un año huyendo de los yihadistas. Llaman regularmente al joven de 33 años, advirtiéndole: «No nos hemos olvidado de ti».
Grupos vinculados a Al Qaeda y al grupo Estado Islámico llevan años extendiéndose desde la vasta extensión árida al sur del desierto del Sáhara -el Sahel- hacia

Estados costeros de África Occidental más ricos como Benín. Se creía que los militantes querían utilizar países costeros como Benín, Togo y Ghana como bases para atacar a los gobiernos del Sahel. Ahora la militancia está echando raíces.

Benín ha sido el país más afectado. Este año ha registrado más de diez veces el número de incidentes violentos con yihadistas que Togo, según el Proyecto de Datos sobre Localización y Sucesos de Conflictos Armados.

Los ataques de yihadistas contra civiles en Benín casi se triplicaron con respecto al año pasado, pasando de más de 30 a aproximadamente 80. El número total de incidentes en los que participaron grupos yihadistas aumentó más del 70%.

«Hay una expansión total, una predicación regular. Están estableciendo células, tienen mucha presencia», dijo Kars de Bruijne, investigador principal y jefe del programa del Sahel en el Instituto Clingendael.

La actividad de los yihadistas en Benín se concentra en el norte del país, donde intentan reclutar a personas o conseguir que sean informantes, creando división entre las poblaciones locales. Los residentes de una pequeña ciudad escondida tras frondosas colinas y ventosas carreteras sin asfaltar dijeron a The Associated
Press el mes pasado que los civiles ya no pueden moverse libremente.

Los habitantes de Materi viven con miedo constante debido a la amenaza yihadista. Los combatientes colocan explosivos y llevan a cabo secuestros en la zona, infundiendo miedo entre la población al tiempo que erosionan la legitimidad del Estado. El gobierno ha impuesto el toque de queda y la prohibición de reuniones.

«No puedo dormir por la noche, no tenemos libertad para viajar, para movernos», dijo Florence Bati, residente de Materi. «La gente tiene demasiado miedo».

Los secuestros cometidos por yihadistas en Benín pasaron de cero en 2021 a 33 este año, según la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional, que analizó los datos del Proyecto de Datos sobre Localización y Sucesos de Conflictos Armados y otras fuentes. Las explosiones también han aumentado, según los residentes.

Hace varios meses, una mujer murió a causa de un explosivo cuando iba a buscar leña, según los vecinos. Las mujeres han dejado de ir al bosque, en su lugar buscan leña más cerca de casa, dijeron. En octubre, un grupo de ayuda distribuyó hornos portátiles, que necesitan menos leña.

A medida que aumentan los ataques, la población se ve desplazada de sus hogares, lo que hace temer una crisis humanitaria.

En agosto, más de 12.000 personas fueron desplazadas de sus hogares en los departamentos de Atacora y el vecino Alibori, frente a unas 5.000 en marzo, según las Naciones Unidas. La violencia también está expulsando a la gente de sus granjas. La ONU calcula que decenas de miles de personas podrían enfrentarse a niveles de crisis de inseguridad alimentaria.

El gobierno intenta atajar el problema reforzando el ejército a lo largo de las fronteras y reclutando a miles de soldados. Los habitantes del norte dicen que han visto un aumento de soldados, pero afirman que el ejército está mal equipado y a veces responde con horas de retraso cuando se le llama por un ataque.
El gobierno lo niega.

El ejército está bien equipado, es capaz de responder a las incursiones que se producen y está llevando a cabo un entrenamiento avanzado mientras intenta adquirir más medios terrestres y aéreos, dijo el coronel Faizou Gomina, comandante de la operación Mirador, dedicada a combatir a los yihadistas.

A diferencia de sus vecinos Burkina Faso, Níger y Malí, invadidos por la violencia y que expulsaron a las tropas francesas tras sufrir golpes militares y ver crecer el sentimiento antifrancés, Benín sigue abierto a la ayuda de su antigua potencia colonial, que se marchó en 1960. Los franceses no tienen una base permanente en el país, pero a petición de Benín, sus tropas desplegadas en la región pueden participar en programas de entrenamiento con soldados benineses, según declaró el portavoz militar francés, coronel Pierre Gaudilliere.

Aunque el gobierno de Benín está reforzando sus fronteras, también está tratando de ocultar la magnitud de la crisis para mantener su imagen, dicen los residentes en el norte. Ha reprimido la libertad de expresión y detenido a periodistas que informaban sobre la inseguridad.

Las autoridades locales insisten en que el problema no se extiende más allá de la frontera con Burkina Faso.

«No hay ningún terrorista, ningún movimiento, ninguna organización, ningún grupo que se haya asentado o haya intentado asentarse en nuestro departamento», declaró Robert Wimbo Kassa, alcalde de Materi.

Benín, una nación agrícola de 13 millones de habitantes, ha invertido miles de millones de dólares en impulsar la cultura y el turismo y está construyendo una zona industrial de 1.500 millones de dólares a 27 millas (45 kilómetros) de la ciudad de Cotonú con el objetivo de crear 300.000 puestos de trabajo para 2030.

La falta de información ha hecho que los habitantes de otras zonas del país desconozcan los problemas de seguridad del norte. Los habitantes de Cotonú afirmaron que no conocían el problema yihadista, que creían que eran noticias falsas o que se trataba de un problema limitado a los países vecinos.

Los grupos de derechos humanos afirman que los intentos del gobierno de controlar el espacio informativo, al tiempo que detiene arbitrariamente a personas que se cree que colaboran con los yihadistas, está poniendo a la gente en manos de los militantes.

«Los yihadistas conviven con la población, los ciudadanos los conocen, pero se niegan a denunciarlos porque el gobierno no anima a la gente a hacerlo», afirmó Bertin Assogba, coordinador de Durable and Develop Reference, un grupo de ayuda local centrado en la defensa de los derechos humanos.

La comunidad internacional intenta aplicar las lecciones del Sahel sensibilizando a la gente para que no se una a los yihadistas y organizando diálogos comunitarios con funcionarios para fomentar la confianza. Diplomáticos y grupos de ayuda afirman también que se ha producido una oleada de inversiones.

El año pasado, el Banco Mundial invirtió 450 millones de dólares en un proyecto de cinco años destinado a llegar a unas 4.600 comunidades fronterizas del norte de Benín, Costa de Marfil, Ghana y Togo. Se centrará en prevenir la propagación del conflicto reforzando las instituciones locales y las oportunidades económicas.

Pero los residentes afirman que los proyectos de desarrollo tardan demasiado en materializarse.
Mientras tanto, los militantes ganan en el terreno de la percepción pública.

Los yihadistas entran en los pueblos empobrecidos prometiendo construir carreteras y hospitales si llegan al poder, dicen los residentes.

«(El gobierno) debería darse prisa y traer infraestructuras. Es importante porque los yihadistas andan por ahí y su mensaje es muy claro: quieren cambiar las cosas», afirma Raoufou Bandele, coordinador de Action for Mutual Aid and Development, un grupo local. «Algunas familias dan la bendición a sus hijos para que se vayan con los yihadistas por su frustración con el gobierno».

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel