Francia estaría financiando a grupos terroristas en el Sahel, según L’Aube

La información publicada en exclusiva por el medio maliense apunta a pagos franceses cuyo destinatario sería el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes

PHOTO/REUTERS – Fotografía de archivo, el presidente de Francia, Emmanuel Macron (Centro), y el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian (Izquierda), al norte de Mali

JOSÉ MARÍA MARTÍN
Atalayar

Si la situación dentro de las fronteras francesas es complicada, fuera de ellas no lo es mucho menos. Mientras Emmanuel Macron intenta apaciguar las protestas que están causando graves destrozos en las calles de su país, desde Mali, el medio L’Aube publica una información que acusa directamente a París de financiar al Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM) – grupo yihadista afiliado a Al Qaeda – a través de pagos millonarios por rescates. Al ya complicado contexto que atraviesa el país francés en el norte de África debido a la tensión que existe con Marruecos y Argelia, se une esta información que no hace sino dejar en peor lugar a una Francia que atraviesa uno de sus momentos más delicados en política exterior.

Desde Bamako señalan que “este apoyo polifacético se manifiesta en el pago de rescates a secuestradores afiliados a grupos terroristas”. Según fuentes locales, el Gobierno francés habría pagado un rescate de entre 12 y 13 millones de euros para la liberación del periodista francés Olivier Dubois y del misionero estadounidense Jeffrey Woodke. Ambos eran rehenes del grupo afiliado a Al Qaeda desde hace dos y siete años, respectivamente. No es la primera vez que señalan a Francia como responsable de este tipo de pagos, pero sí es preocupante ya que el propio medio maliense afirma que el objetivo de estos era armar al grupo terrorista.

Los más de diez millones de euros que París habría facilitado al JNIM estarían destinados a la compra de armas y municiones por parte de la organización. Además, L’Aube señala a que el acuerdo habría contado con la ayuda del presidente de Níger, Mohamed Bazoum. Y es que ya anteriormente, el medio Le Monde, sacó a la luz que Francia había efectuado un pago de entre 20 y 25 millones de euros a los secuestradores de Thierry Dol, Marc Féret, Daniel Larribe y Pierre Legrand, secuestrados en Níger durante más de mil días, y liberados en el año 2013.

Un año después de la liberación de los cuatro ciudadanos franceses, el New York Times publicó una investigación en la que catalogaban a Francia “el campeón de los pagos de rescates a Al Qaeda”, en base a los numerosos pagos que hicieron durante esos años. De hecho, el montante total que desembolsó París se estimaba en 58 millones de euros desde el año 2008, es decir, una cifra que rondaría los diez millones anuales. Estas cifras eran duramente criticadas por el medio estadounidense que comparaba la postura francesa con las constantes negativas norteamericanas y británicas ante chantajes de grupos terroristas.

Desde Mali critican al Gobierno de Emmanuel Macron ya que Bamako se ha negado en rotundo a negociar con terroristas. Sin embargo, el hecho de que Francia haya decidido acceder a este pago millonario ha generado un importante malestar en el país maliense, que ha elevado su queja al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Sobre todo, lo hacen porque el momento que atraviesa el JINM no es especialmente boyante, y Daesh cuenta con una gran ventaja a nivel estratégico en la región. De ahí que el apoyo económico francés pueda impulsar al afiliado de Al Qaeda en lo que se traduciría como una escalada de la tensión en el Sahel.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel