El uranio, clave tras el golpe de Estado en Níger

La nación del Sahel es uno de los mayores productores de uranio del mundo, así como uno de los principales proveedores de este elemento de la UE, especialmente de Francia

REUTERS/SOULEYMANE AG ANARA – Las fuerzas de seguridad de Níger se preparan para dispersar a los manifestantes pro-junta reunidos frente a la embajada francesa en Niamey

MARGARITA ARREDONDAS
Atalayar

Mientras la crisis se profundiza en Níger tras el golpe de Estado de la semana pasada, en Europa crece la preocupación respecto a la exportación de uranio desde el país africano, uno de los principales productores de este elemento a nivel mundial. Según datos de la Asociación Nuclear Mundial (WNA), Níger es el séptimo mayor productor de uranio del mundo, un metal utilizado sobre todo en la energía nuclear, aunque también en tratamientos contra el cáncer o en la industria marina. Otros países con importantes reservas de uranio son Kazajistán -que ocupa el primer puesto representando el 43% total de uranio en el mundo-, Canadá y Namibia.

De acuerdo con la WNA, el país del Sahel -ahora inmerso en la inestabilidad tras el levantamiento militar- produjo 2.020 toneladas métricas de uranio tan solo en 2022, lo que representa entre el 4% y el 5% de la producción minera mundial. El año anterior, 2021, la producción fue todavía más alta, alcanzando las 2.991 toneladas de uranio. Aunque estas cifras estén muy alejadas de los datos de producción de, por ejemplo, Kazajistán -21.227 toneladas en 2022-, tienen una importancia clave para Europa, ya que el Viejo Continente es uno de los principales clientes de Níger en este mercado.

Dentro de Europa, destaca Francia por su presencia en varias minas del país, como las situadas cerca de la ciudad de Arlit. La empresa gala Orano, especializada en extracción de uranio, es una de las principales compañías internacionales que opera en la nación. De hecho, a pesar del anuncio de las nuevas autoridades nigerinas de suspender las exportaciones de uranio a Francia, Orano ha negado que el suministro se haya congelado tras el golpe.

A pesar de que Niger se posicionó como el tercer proveedor de uranio de Francia entre 2005 y 2020 y el segundo de la Unión Europea, las autoridades galas y europeas aseguran que los últimos acontecimientos no tendrán un impacto inmediato en las necesidades de uranio.

Tal y como señaló un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia, las importaciones de uranio “están muy diversificadas”, recordando que Níger “solo representa el 4% de la producción mundial”. De la misma manera se ha expresado un portavoz de Orano, quien indicó a AFP que la crisis actual en Níger “no conlleva riesgos a corto plazo para las capacidad de suministro de la empresa, tanto en Francia como a nivel internacional”. Al igual que el representante del Ministerio de Exteriores, el miembro de Orano subrayó que el suministro de uranio está “lo suficientemente diversificado, con minas repartidas en cuatro continentes”.

Por su parte, Bruselas también ha descartado “riesgos de suministro” tras el golpe de Estado en Níger. “Las empresas de la UE tienen suficientes existencias de uranio natural para mitigar cualquier riesgo de suministro a corto plazo”, declaró el portavoz Adalbert Jahnz durante una rueda de prensa. Respecto al largo plazo, Jahnz destacó que «hay suficientes depósitos en el mercado mundial para cubrir las necesidades de la UE”.

Níger reabre sus fronteras con varios países vecinos

Además del suministro de uranio, la estabilidad de Níger y de parte del Sahel está en juego tras el golpe de Estado. La región africana ha sido testigo de varios levantamientos militares en los últimos años en otros países como Mali o Burkina Faso, naciones que además deben hacer frente a la sequía, la inseguridad alimentaria y el avance del terrorismo yihadista.

Tras el golpe de Estado contra el presidente Mohamed Bazoum, elegido democráticamente y cercano a Occidente, los militares optaron por cerrar las fronteras con los países vecinos. Ahora, una semana después del levantamiento, la Junta Militar liderada por Abdourahamane Tchiani ha anunciado la reapertura de las fronteras terrestres y aéreas con Argelia, Burkina Faso, Mali, Libia y Chad.

Tal y como informa Reuters, los pasos reabiertos se encuentran principalmente en zonas desérticas remotas, mientras que las entradas clave para el comercio siguen cerradas debido a las sanciones impuestas por la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), organización que se reunirá próximamente en Nigeria para abordar la situación en Níger.

Por otro lado, ya han comenzado las evacuaciones de ciudadanos extranjeros residentes en el país africano. Francia, Italia y España anunciaron la repatriación de sus nacionales después de varias protestas en el país contra Occidente, especialmente contra París. Recientemente, partidarios de los golpistas salieron a las calles de Niamey gritando lemas contra Francia mientras ondeaban banderas nigerinas y rusas.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel