El Sahel amenazado por el yihadismo: una nueva Siria

Un escenario " a la siria" en el Sahel, marcado por el colapso de los Estados y la instauración de un califato, no es fruto de la imaginación.

Leslie Varenne
MondAfrique

El Sahel lleva diez años en guerra, pero la situación nunca había sido tan preocupante como ahora, aunque haya habido años oscuros como 2019. La realidad es tal que se puede prever el colapso de Burkina Faso, mientras prosigue la » somalización» de Malí.

Y lo que es aún más grave, el Estado Islámico está ganando fuerza en la llamada zona de la Triple Frontera, con una afluencia masiva de combatientes extranjeros procedentes de Oriente Próximo. Ante esta amenaza, el silencio de los gobiernos sahelianos y de sus socios es preocupante. Este silencio es tanto más preocupante cuanto que estos mismos actores no ponen en marcha ninguna estrategia, y reina también la precipitación, la ceguera, la negación y el cinismo…

Burkina Faso: la huida hacia delante

Los mapas hablan por sí solos: las autoridades de Burkina Faso controlan, en el mejor de los casos, el 40% de su territorio. El golpe de Estado de septiembre de 2022, con la llegada al poder del capitán Ibrahim Traoré, no cambió nada, aparte de desorganizar aún más un ejército ya destartalado. La única iniciativa real tomada por el nuevo gobierno para intentar dar la vuelta a la situación fue el llamamiento al alistamiento de 50.000 Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP). ¿Cómo pueden estos civiles, que reciben una formación de 14 días, triunfar donde ha fracasado un ejército profesional? Esta medida parece más bien una huida hacia delante, un último intento desesperado de recuperar el territorio perdido. Y los riesgos son altos. Los gobiernos anteriores habían excluido a los fulani del reclutamiento en este grupo de autodefensa, que había cometido y, según fuentes de Burkina Faso, sigue cometiendo, junto con las fuerzas de defensa y seguridad, numerosos actos graves de violencia contra estas poblaciones. Existe, por tanto, un peligro real de enfrentamientos comunitarios a gran escala. A principios de diciembre, el JNIM publicó un mensaje de alerta dirigido al Jefe del Estado y a la población, advirtiendo a todos aquellos que atentaran contra » los muyahidines «. El PDV se encontrará pues en la línea de fuego, con importantes pérdidas de vidas humanas, dada la presencia de la organización dirigida por Iyad Ghali, que de paso se erige en defensor de los Peuls, amplificando así su estigmatización.

Siempre en busca de soluciones, el Primer Ministro Apollinaire de Tambèla viajó a Moscú el 7 de diciembre. El motivo de esta visita no se ha hecho público, pero circulan rumores de que el grupo Wagner llegará en breve. Se dice que los militares malienses, que facilitaron la reunión, están presionando a favor de esta opción como una forma de salir de su aislamiento, y algunos oficiales que ven cómo se acerca el muro se muestran a favor. Pero, ¿de dónde sacarán las autoridades burkinesas el dinero para pagar a esta empresa militar privada, cuando ya están buscando fondos para pagar y equipar a los 50.000 VDP? Por no hablar de que una presencia rusa en Burkina Faso significaría para Uagadugú perder toda la ayuda francesa, europea y estadounidense que tanto necesita para hacer frente a la emergencia humanitaria. Los desplazados internos representan ya más del 10% de la población. Por último, 1.000 o 2.000 mercenarios no conseguirán devolver al Estado la seguridad y los territorios perdidos. A estas alturas, la respuesta militar por sí sola ya no es pertinente ni suficiente.

Malí, una paz de supervivencia

La situación de la seguridad en Malí es muy difícil de comprender, ya que las situaciones son muy diferentes en las distintas zonas, hasta en la localidad más pequeña. Es una especie de mosaico en el que el Estado ya no reina. En el Centro, en la región de Mopti, los habitantes viven en un clima de terror, con enfrentamientos entre los dozos Fama, Wagner, Dan Ambassagou, contra los yihadistas, pero también contra personas sospechosas de colaborar con el JNIM. En otras partes del Centro, como el cercle de Niono, se han establecido lo que la misión de mantenimiento de la paz en Malí, Minusma, denomina en su último informe « pactos de supervivencia«. Para poder seguir cultivando y así alimentarse, la gente ha jurado lealtad a los grupos yihadistas y a sus reglas, las mujeres van al campo con velo, la gente paga el zakat, etcétera. En este círculo, los dozos están muy debilitados y los combates con los yihadistas han terminado. Es una situación en la que, al mismo tiempo, el JNIM impone la ley y el ejército patrulla junto a los hombres de Wagner. Es una especie de statu quo, en el que todos llegan a acuerdos con todos para obtener un poco de paz y tranquilidad tras diez años de guerra.

En la región de Ménaka, bastión del Estado Islámico, una organización que a diferencia del JNIM no busca la lealtad de la población local, sino que pretende ganar territorio practicando una política de tierra quemada, la situación es de pesadilla. Desde marzo de 2022, todos los pueblos de esta región han sido aniquilados, y los supervivientes han huido a Argelia, Níger y la ciudad de Ménaka, sede de la Minusma, el ejército maliense, que convive con mercenarios wagner que rara vez abandonan su campamento.

Hacia un escenario sirio

En este contexto de Estados cada vez más frágiles, la afluencia masiva de combatientes extranjeros ha reforzado las filas del Estado Islámico. El 24 de noviembre, el maliense Moussa Ag Acharatoumane, miembro del Consejo Nacional de Transición (CNT) y secretario general del Movimiento para la Salvación del Azawad, tuiteó: » Daesh: saudíes, sirios, iraquíes, kuwaitíes, norteafricanos afluyen a la zona de la Triple Frontera. Un monstruo está naciendo ante nuestros ojos, va a ser un duro despertar, nuestras autoridades sahelianas están siendo llamadas a rendir cuentas «. Esta información fue corroborada durante el último viaje de IVERIS al Sahel.

Imágenes propagandísticas difundidas en las redes sociales muestran una impresionante concentración de estos combatientes, tanto en número como en equipamiento, jurando lealtad al nuevo califa de Daech, Abu al-Hussein al-Husseini. La internacionalización del conflicto en esta región es, pues, una conclusión inevitable.

Mientras tanto, los grupos armados que ya están muy bien equipados no tendrán problemas para equiparse, ya que, como anticipó IVERIS ya en mayo de 2022, las armas entregadas por los países occidentales a Ucrania han llegado a África. El presidente nigeriano, Muhamadou Buhari, lo mencionó el 30 de noviembre en su discurso ante la Comisión de la Cuenca del Lago Chad.

Algunos periodistas y expertos sostienen que estas fotos fueron tomadas en Malí, dando así crédito a la idea de que la partida de Barkhane ha permitido al Estado Islámico fortalecerse. Salvo que, como muestran los mapas, Daesh no sólo se está afianzando en Malí, sino también en Níger y Burkina Faso, precisamente en esta zona de la Triple Frontera. (Históricamente, además, se estableció primero en Níger y luego se extendió a Malí y Burkina Faso).

El ejército francés está presente en Níger, al igual que los estadounidenses, que tienen una base de drones en Agadez y una base de la CIA en Dirkou. Alemania, que ha prorrogado su misión militar hasta mayo de 2022, ha desplegado un equipo de instructores para entrenar a una unidad de fuerzas especiales nigerinas en la región de Tahoua, a pocos kilómetros en línea recta de Tahoua. Italia, cada vez más presente en el Sahel, también tiene un contingente en Níger. Con todos los medios de que disponen estos Estados, ¿cómo pueden ignorar que el Estado Islámico está construyendo un santuario en una zona apenas mayor que Bélgica? Es difícil entender por qué todos permanecen callados e inactivos.

¿Se trata de cálculos a muy corto plazo y con poca visión de futuro, consistentes en dejar que el Estado Islámico se establezca para que pueda debilitar al MJNI, con combates entre ambos grupos que arrecian a intervalos regulares? ¿Se trata de demostrar a las autoridades de Bamako que han tomado decisiones equivocadas y que, sin la ayuda de Francia, la situación en materia de seguridad se deteriorará aún más? Sin embargo, sean cuales sean las enemistades, los resentimientos y las luchas geopolíticas, a nadie le interesa, y menos aún a los países costeros de África Occidental, que Malí se desmorone.

Si Daesh declarara un califato en la zona, lo que dados los numerosos refuerzos procedentes de Oriente Próximo no es un escenario impensable, nos encontraríamos entonces en la configuración siria. Esta situación fue prevista por el Pentágono y el Senado estadounidense ya en 2017. En aquel momento,en un artículo titulado « El pivote africano «, IVERIS reflexionaba sobre las palabras del senador John McCain: » Cuanto más éxito tengamos en Oriente Medio, más veremos a las serpientes desplazarse hacia África, y debemos estar preparados para asesorar y ayudar a aquellas naciones que estén dispuestas a trabajar con nosotros «. ¿Una profecía autocumplida?

Pues aquí estamos. Las serpientes de Siria han llegado al Sahel » un monstruo está naciendo ante nuestros propios ojos «.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel