El G5 Sahel: final del camino

El 2 de diciembre de 2023, Burkina Faso y Níger anunciaron su retirada de la fuerza militar conjunta G5 Sahel. Su retirada eleva a tres el número de Estados miembros que han puesto fin a su participación en la fuerza tras la retirada de Mali el 15 de mayo de 2022. El 6 de diciembre, Mauritania y Chad, los dos últimos miembros de la fuerza, también anunciaron la próxima disolución del G5 Sahel y sus mecanismos.

Por Dr. David Doukhan
International Institute for Counter-Terrorism (ICT) – Reichman University 
Traducción: Instituto IDHUS

Mauritania y Chad leyeron correctamente el mapa y respetaron la decisión soberana de Burkina Faso y Níger de retirarse de la alianza. La decisión es conforme al artículo 20 del acuerdo por el que se crea el G5 Sahel, que establece: «La fuerza puede dispersarse a petición de al menos tres Estados miembros».

El G5 Sahel era un marco institucional que coordina la cooperación regional en políticas de desarrollo y retos de seguridad en África Occidental. El marco se creó el 16 de febrero de 2014 en Nuakchot, capital de Mauritania, en una cumbre de cinco países del Sahel: Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger. El marco adoptó una carta fundacional el 19 de diciembre de 2014. La coordinación entre los Estados miembros se organiza a distintos niveles. Los jefes de Estado Mayor de los respectivos países coordinan el aspecto militar.

El objetivo del G5 Sahel era reforzar el vínculo entre crecimiento económico y seguridad y luchar conjuntamente contra la amenaza de las organizaciones yihadistas que operan en la región (AQMI, MOJWA, Al-Mourabitoun y Boko Haram) y garantizar las condiciones de desarrollo y seguridad en la región de sus Estados miembros, proponer un marco estratégico de intervención, combinar desarrollo y seguridad, apoyar la democracia y la buena gobernanza en el marco de una cooperación regional e internacional mutuamente beneficiosa, y promover un desarrollo regional integrador y sostenible.

El G5 Sahel es una fuerza ad hoc en el sentido de que no está afiliada a la arquitectura africana de paz y seguridad de la Unión Africana (UA). Además de la ventaja de evitar la burocracia y los retrasos provocados por la búsqueda de consenso, las respuestas ad hoc suelen ofrecer flexibilidad y autonomía a la hora de seleccionar la región geográfica de implicación. También permiten a los Estados miembros elegir a sus aliados y proporcionar el apoyo logístico y financiero esencial para el éxito de una misión ad hoc. Gracias a la cooperación, al tiempo que se eliminaban los obstáculos estatales, los países del G5 Sahel pudieron lanzar iniciativas de cooperación para el desarrollo y mejorar los canales de acción y coordinación compartidos en materia de defensa y seguridad. El G5 Sahel y las fuerzas conjuntas permitieron abrir líneas de comunicación entre países que, en el pasado, tenían muy poca interacción, como Mauritania y Chad.

Photo: Philippe Desmazes/AFP/Getty Images

Desacuerdos entre los Estados miembros

En lo que respecta a la lucha contra la inseguridad en el marco de una agrupación estatal, es necesario el compromiso de todos los miembros de la organización para dar contenido a la unión de esfuerzos. En el marco de la Fuerza Conjunta-G5 Sahel, la implicación militar de cada miembro no era igual y vinculante para cada país, sino más bien funcional. Por ejemplo, Mauritania, que no se vio afectada por el terrorismo islámico radical como el resto de países de la coalición, permaneció dentro de sus fronteras en una posición defensiva, aunque se benefició de la cooperación interestatal y occidental liderada por Francia a finales de 2017.

Mauritania albergaba la sede de la secretaría permanente del G5 Sahel y la escuela de defensa de la organización: Beit, un organismo de guerra cuya función es formar y preparar a los mandos militares de los Estados miembros de la organización. Los desacuerdos entre los Estados miembros eran inevitables. Mauritania, por ejemplo, ha sido acusada, con razón o sin ella, por Malí de firmar un pacto de no agresión con organizaciones terroristas yihadistas.

Antes de los recientes golpes militares en Malí y Níger, Níger criticó a Malí por no impedir que los grupos terroristas islámicos radicales establecieran escondites y refugios en zonas próximas a la frontera con Níger -la zona de las tres fronteras-.

Los límites de esta iniciativa

El liderazgo se presenta como un componente esencial de la cooperación militar mundial. Sin embargo, el liderazgo de la fuerza conjunta del G5 para el Sahel no procede de los Estados miembros. La fuerza conjunta se percibe a menudo como un «proyecto francés»; a veces se considera una iniciativa africana.

En lugar de apoyar a los países y a la fuerza conjunta del G5 Sahel, Francia se comportó de forma autónoma, dictando el curso de los asuntos a los miembros de la organización, creando así una gran frustración por parte de las fuerzas de seguridad de los países del Sahel, que también se extendió a la opinión pública de esos países. En realidad, sus movimientos crearon y apoyaron el fenómeno del neocolonialismo, razón por la cual, más tarde, Francia fue expulsada de varios países del Sahel (Malí, Burkina Faso y Níger), y Rusia entró en su lugar a través de la «fuerza de Wagner».

La experiencia en el ámbito de la fuerza combinada demuestra que los países pueden solicitar apoyo internacional, incluida ayuda financiera. Aun así, deben evitar caer en una posición de dependencia fuerte o absoluta. Los actores internacionales, motivados por intereses personales, aprovecharán la oportunidad para explotar esta dependencia imponiendo su agenda personal y soluciones que no son especialmente relevantes para las realidades locales, nacionales y regionales. En el marco del G5 Sahel, el enfoque de seguridad deseado por Francia, la Unión Europea (UE) y sus socios internacionales fue el que prevaleció de forma abrumadora, y se impuso a los miembros de la organización.

La coalición del Sahel buscando una paz duradera en África Occidental

La cumbre política de Pau (Le Sommet de Pau), celebrada el 13 de enero de 2020, redefinió los compromisos militares en el Sahel en el marco de una alianza denominada: «Coalition pour le Sahel». Los jefes de Estado del G5 Sahel pidieron a Francia que mantuviera sus compromisos. La Cumbre de Pau también fue una oportunidad para que el presidente francés, Emmanuel Macron, aclarara el compromiso de Francia con África: «¿Por qué está Francia en el Sahel? Una pregunta que ha surgido a menudo», preguntó el presidente Macron antes de responder en estos términos: «Es por dos simples razones: la primera, que se ha mencionado muchas veces: la lucha contra el terrorismo. La segunda es que estamos aquí para permitir que los países del Sahel acepten su plena soberanía en sus territorios…».

El presidente francés escuchó declaraciones especialmente desfavorables para la estrategia de Francia en África y aprovechó la tribuna para decir: «Los discursos que he escuchado en las últimas semanas son inapropiados. Sus dirigentes rechazan el contenido de los discursos, y se lo agradezco. No son dignos porque sirven también a otros intereses», dijo el presidente francés, en busca de respuestas claras y certeras.

Dependencia económica

Una fuerte dependencia de la ayuda financiera exterior tiene también el inconveniente de crear mucha incertidumbre debido a los retrasos en la aplicación y realización de las promesas de financiación. Todo ello depende de la agenda de los actores, cuyos intereses cambian según las circunstancias geopolíticas.

La Fuerza Conjunta del G5 para el Sahel ha recibido muchas promesas de financiación, pero pocas se han cumplido. Además, es bien sabido que cuando las organizaciones regionales reciben financiación directa de actores no africanos, la influencia de la Unión Africana tiende a reducirse. La mayor parte de la financiación del G5 Sahel procedía de la Unión Europea y no pasaba por la Unión Africana.

Esta realidad, y la fuerte influencia francesa en el grupo operativo, desempeñaron un papel importante en la postura de la Unión Europea, que no apoyó la fuerza conjunta como hizo con la Fuerza Multinacional Conjunta del Lago Chad, la FMM (Force multinationale mixte du Bassin du lac Tchad). El apoyo de la Unión Africana es importante, sobre todo para reforzar la legitimidad de las iniciativas militares y movilizar y producir recursos, aunque sea de forma limitada

La importancia de la estabilidad política

La experiencia acumulada del G5 Sahel demuestra también que, cuando se trata de una coalición militar contra el terrorismo, la estabilidad estatal de los países que participan en la organización es importante. Las crisis políticas internas, por definición, degradan las instituciones y políticas de seguridad de un país, lo que repercute en la cooperación regional e internacional, especialmente cuando las políticas del país se alteran o se rompen. Los cambios que siguieron a los golpes de Estado en Malí, Níger y Burkina Faso impidieron la aparición de una estrategia coherente contra la inseguridad. Los golpes militares también tienden a dañar y debilitar a las fuerzas de defensa y seguridad del Estado que se supone deben luchar contra la inseguridad ciudadana y la expansión del terrorismo de las organizaciones yihadistas islámicas. Se depositaron muchas esperanzas en el G5 Sahel cuando se creó en 2017.

Los Estados miembros no lamentarán su disolución debido a su limitada contribución sobre el terreno

Los Estados miembros de la organización no alcanzaron la cuota militar necesaria para llevar a cabo su misión. Además, a pesar de sus numerosos esfuerzos, la organización no logró obtener el apoyo de la comunidad internacional, en particular de las Naciones Unidas, que se negaron a otorgarle un mandato significativo y a permitirle operar sobre el terreno. A pesar de los deseos de sus miembros, junto con Francia, de convertirla en una herramienta central en la lucha contra el terrorismo, la falta de un patrocinador fuerte y aceptable en el calendario provocó su debilitamiento y disolución. A lo largo de sus años de existencia, el G5 Sahel dejó a la vista de todos sus limitaciones e ineficacia. La violencia de las organizaciones radicales de la Yihad Islámica siguió extendiéndose. Causó la muerte de miles de civiles y soldados, así como el desplazamiento de millones de personas de sus hogares. También aumentó la violencia de las organizaciones criminales. Además, la inestabilidad política y una serie de golpes militares debilitaron aún más a los países del Sahel.

El fracaso del G5 Sahel puede servir de ejemplo con ideas y lecciones para otras estructuras de cooperación militar del continente africano como: «La Iniciativa de Accra» (La Iniciativa de Accra) de septiembre de 2017 que tiene como objetivo prevenir la propagación del terrorismo islámico radical desde el Sahel y hacer frente a la delincuencia organizada transfronteriza y el extremismo violento en las zonas fronterizas del miembro del estado (Benin, Costa de Marfil, Ghana, Togo y Burkina Faso – observadores: Mali y Níger).

Otro ejemplo es el de la «Alianza de Estados del Sahel» AES (Alliance of Sahel States) basada en un acuerdo de defensa mutua creado entre Mali, Níger y Burkina Faso el 16 de septiembre de 2023. El acuerdo se firmó durante la crisis de Níger de 2023, en la que el bloque político/económico de África Occidental CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados de África Occidental) amenazó con una intervención militar para restaurar el gobierno civil tras un golpe de Estado en Níger a principios de ese año.

El objetivo declarado de esta alianza es proteger frente a posibles amenazas de rebelión armada o agresión externa, al tiempo que subraya que: «Todo atentado contra la soberanía y la integridad territorial de una o varias partes se considerará una agresión contra las demás partes», como el Artículo 5 de la alianza de la OTAN. Cuando tres países (Mali, Burkina Faso y Níger) de la organización son confiscados por los otros debido a golpes militares y daños a la democracia, no tiene sentido la existencia de la organización como el G2 Sahel.

La disolución de la alianza G5 Sahel marca un punto de inflexión en la cooperación regional en materia de seguridad. Se trata de un acontecimiento significativo que plantea muchos interrogantes sobre el futuro de la seguridad en el Sahel. Algunos temen el debilitamiento de la lucha contra las organizaciones radicales de la Yihad Islámica y un aumento de la inseguridad personal y ciudadana; otros creen que la disolución del G5 Sahel puede abrir el camino a nuevas formas de cooperación más adaptadas a los retos específicos de cada país en las extensiones del Sahel.

No cabe duda de que la disolución de la alianza G5 Sahel podría dar lugar a una coordinación militar menos eficaz en la región. En esta situación, los grupos yihadistas pueden aprovecharse de la situación para expandir su influencia. Por ello, los países afectados deben actuar de forma inmediata y agresiva, reorganizándose de una nueva manera para construir una respuesta coordinada y eficaz frente a la expansión de las organizaciones radicales.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel