Artículo

El fracaso de la mediación argelina en la crisis entre Azawad y Malí: un largo camino de intentos infructuosos

La crisis entre Azawad y Malí es uno de los conflictos más complejos de la región del Sahel y el Sáhara desde la independencia de los Estados africanos en 1960.

 

Los rebeldes tuareg unen sus fuerzas en el norte de Malí – (c) Magharebia

Agence de Presse et des Médias de l’Azawad (APMA)

Azawad, que forma parte de Malí pero no tiene vínculos culturales ni históricos con este último país, es escenario desde 1963 de una revolución militar contra el ejército maliense. El primer intento de mediación de Argelia en favor de Malí en 1963 consistió en entregar a los dirigentes de la revolución de Azawad refugiados en Argelia, encabezados por Zaid ag Attaher, al igual que Marruecos entregó a los dirigentes de Azawad refugiados en Marruecos, encabezados por Mohamed Ali Ag Attaher Al-Ansari, que fueron entregados a Modibo Keïta. Los 33 dirigentes del Frente Popular de Liberación del Azawad (FPLA) así entregados fueron encarcelados en Bamako y condenados a muerte. Esta rebelión, seguida de una feroz represión por parte del dictador Modibo Keita, provocó el éxodo de la población tuareg del Azawad.

La región de Kidal se vio especialmente afectada por las masacres y el encarcelamiento de familias enteras. Además de entregar a Malí a los líderes de la sublevación de 1963-64, Argelia concedió a los combatientes del FPLA un derecho de persecución de 200 kilómetros de profundidad en su territorio. Este derecho de persecución condujo a la masacre de Inouzal, perpetrada por el ejército maliense contra civiles que abrevaban su ganado. Como los líderes de la rebelión de 1963 no tenían apoyo, dejaron en suspenso la lucha armada.

A partir de mediados de la década de 1970, dos años después de la terrible sequía de 1973, se tomaron medidas para preparar clandestinamente una nueva rebelión. Los equipos de reclutamiento se centraron específicamente en grupos de jóvenes emigrantes tuaregs en Libia y Argelia. Estos últimos despertaron las sospechas de Argelia, que hizo varios intentos de cortar de raíz el levantamiento que se vislumbraba en el horizonte. Argelia se infiltró en sus campos de entrenamiento y llevó a cabo operaciones policiales, además de confiscar las propiedades de los jóvenes que regresaban de Libia para reunirse con sus familias en Azawad. A pesar de ello, el FPLA consiguió organizarse y atacar Mali. A partir de 1990, Argelia intervino en la reunión de Djanet para desempeñar el papel de mediador entre las partes en conflicto, Malí y Azawad, pero sus esfuerzos fracasaron repetidamente.

Revolución de Azawad en 1990

En 1990, la población de Azawad se rebeló de nuevo contra el control del gobierno maliense sobre la región de Azawad, exigiendo la autonomía o la independencia. El Front populaire de libération de l’Azawad atacó varias ciudades y zonas en poder del ejército maliense en Azawad, empezando por Ménaka. En respuesta, el ejército maliense, al no haber ganado ninguna batalla directa contra los azawadíes, cometió violaciones contra civiles tuaregs y árabes, lo que provocó un nuevo éxodo hacia Argelia y Mauritania.

Acuerdo de Tamanrasset de 1991: las esperanzas se desvanecen rápidamente 

A finales de los años 90, Argelia desplegó su red de contactos sobre el terreno y consiguió organizar una reunión preliminar en Tamanrasset entre los jefes de las agrupaciones civiles que representaban a Malí y los miembros del Frente Popular de Liberación del Azawad (FPLA), que a partir de esta reunión se convirtió en el Movimiento Popular del Azawad (MPA). Posteriormente, Argelia presidió una mediación que desembocó en el acuerdo de Tamanrasset, a principios de 91, entre el gobierno maliense y el Mouvement Populaire de l’Azawad (MPA) y el Front Islamique Arabe de l’Azawad (FIAA), creado en esta ocasión en Tamanrasset. El acuerdo preveía un alto el fuego y la retirada de las fuerzas malienses de ciertas regiones del Azawad, especialmente Tombuctú y Kidal. Se firmó en presencia de representantes argelinos y malienses, así como de los secretarios generales del MPA y de la FIAA.

Fracaso del acuerdo y golpe de Estado de 1991

El acuerdo de Tamanrasset no se aplicó como estaba previsto, lo que provocó nuevos enfrentamientos entre las partes. El ejército maliense rechazó el acuerdo y creó milicias que atacaron a las delegaciones que supervisaban el acuerdo y a los tuaregs en las ciudades de Gao como venganza. Una vez conseguido lo que quería, Argelia no desempeñó su papel de mediador. Lo que Argelia quería era que el Frente Popular de Liberación del Azawad (FPLA) reconociera la integridad territorial de Malí.

Argelia siempre explicó a todas las personas con las que se reunía que el reconocimiento de la autonomía del Azawad sería un factor desestabilizador en la región. Amadou Toumani Touré, posteriormente presidente de Malí, encabezó un golpe militar para derrocar al gobierno del dictador Moussa Traoré. Las acciones de la rebelión debilitaron a Moussa Traoré, que había gobernado el país con un partido único durante 22 años. Esto marcó el inicio de una transición militar y la restauración de un sistema multipartidista, consagrando así el comienzo de la democracia en el país. Malí, que sólo había conocido presidentes dictatoriales o elegidos por golpe de Estado, pudo por fin elegir democráticamente a sus dirigentes.

Gobierno democrático y pacto nacional

En 1992, Alpha Oumar Konaré fue elegido primer presidente democrático de Malí. El gobierno de Konaré intentó poner fin al conflicto con los movimientos de Azawadi mediante la firma del Pacto Nacional.

Los términos del acuerdo incluían
– Renuncia de los azawadíes a la idea de independencia y aceptación de la unidad territorial.
– Concesión de un gobierno autónomo limitado a Azawad (estatuto especial).
– Asignación de un presupuesto para el desarrollo de la región de Azawad.
– Creación de una oficina en Bamako llamada «Oficina de Asuntos del Norte» para proponer soluciones a los problemas de la región de Azawad.
– Integración de los combatientes del Azawad en el ejército maliense y de los civiles en la administración.

Los movimientos armados agrupados en el Mouvement et Front Unifié de l’Azawad se disolvieron en favor del gobierno maliense en la llama de la paz de Tombuctú. Los argelinos habían conseguido lo que querían y se entregaban a Malí. Los azawadíes también pidieron la presencia de una comisión internacional para garantizar la aplicación del acuerdo, sólo Francia estuvo presente a través de sus emisarios. Sin embargo, la mayoría de las disposiciones del acuerdo no se aplicaron, a excepción de la integración de algunos combatientes y civiles azawadíes en el ejército y la administración malienses, algunos de los cuales desertaron rápidamente debido a los malos tratos infligidos por el ejército maliense y a la no aplicación del pacto nacional.

Fracaso del pacto nacional y nacimiento de la Alliance du 23 mai pour le changement démocratique en 2006

Excombatientes y oficiales atacaron y tomaron puestos militares en Kidal y Ménaka. Tras controlar estas guarniciones, se retiraron a Tegharghar. Fueron convocados por Argelia para dirigirse a Argel, donde formaron la Alianza del 23 de mayo por el cambio democrático y formularon sus reivindicaciones. La insurrección terminó con la firma de un acuerdo de paz en Argelia entre el gobierno maliense y la Alianza Democrática. Este acuerdo preveía el restablecimiento de la seguridad y el desarrollo de la región de Kidal. Argelia desplegó a sus representantes sobre el terreno y miembros de sus servicios actuaron como diplomáticos. Sin embargo, el acuerdo no se ha respetado, a pesar de las promesas hechas en el foro de Kidal. Se descuidó la integración prevista y el número de personas integradas no respondió a las expectativas. Además, Mali se negó a crear unidades especiales para luchar contra el terrorismo. Tras este fracaso, Argelia se contentó con la precaria calma reinante.

Revolución de Independencia de 2012

Los independentistas tuareg prosiguen su avance hacia el sur, en dirección a Mopti. – (c) Magharebia

Después de que Argelia no aplicara ningún acuerdo de paz entre Azawad y Mali desde 1990 hasta 2006, Libia intervino en las conversaciones de paz. Ante la negativa de Mali a respetar los acuerdos anteriores, el 17 de enero de 2012 el ejército de Azawad lanzó operaciones para liberar el territorio de Azawad ocupado por Mali. El 1 de noviembre de 2010, los jóvenes de Azawad fundaron el Mouvement national de l’Azawad (MNA) y enviaron varios mensajes al presidente maliense, Amadou Toumani Touré, reclamando los derechos de los azawadíes y la retirada pacífica del ejército maliense de algunas localidades de las regiones de Azawad.

Tras ignorar los mensajes y advertencias del MNA, que persistieron hasta finales de 2011, éste cambió su nombre por el de Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA) y optó por la liberación armada. Estas operaciones comenzaron con las ciudades de Ménaka y Tessit el 17 de enero de 2012, y el ejército de Azawad consiguió controlar la totalidad del territorio nacional de Azawad en tres meses. La independencia del Estado de Azawad se proclamó el 6 de abril de 2012, con la formación de un Consejo de Transición presidido por Bilal Ag Acherif y el nombramiento de miembros del gobierno de Azawad procedentes de todos los componentes de Azawad.

Sin embargo, esta euforia duró poco, ya que grupos terroristas apoyados desde el exterior atacaron las posiciones del MNLA en la capital, Gao, y en otras ciudades de Azawad, obligándoles a abandonar sus zonas de control. El Estado de Azawad ha sido derrocado por los terroristas, que están tomando el control de todas las regiones de Azawad y avanzando hacia Malí. Esto hizo necesaria la intervención urgente de los militares franceses a principios de 2013, lo que provocó el regreso del ejército maliense a Azawad con apoyo francés. Sin embargo, el ejército de Azawad se les adelantó en Kidal y tomó su control en 2013, impidiendo la entrada del ejército maliense.

Acuerdo de Argel para la Paz y la Reconciliación de 2015

Después de que el ejército maliense fracasara en su intento de retomar Kidal en mayo de 2014, Malí buscó el apoyo de su vecino, Argelia, para que los azawadíes volvieran a la mesa de negociaciones, que había fracasado en varias ocasiones anteriores. De junio de 2014 a junio de 2015, se celebraron varias sesiones de negociación bajo presión regional e internacional para que los movimientos de Azawad firmaran el Acuerdo de Argel. Ante esta presión, y bajo la supervisión de la comunidad internacional liderada por Argelia, los líderes de Azawad se vieron finalmente obligados a firmar el acuerdo. Sin embargo, es importante señalar que, a pesar de la firma del acuerdo, sus disposiciones no se han aplicado plenamente, lo que ha contribuido a la persistencia de tensiones y problemas en la región.

Avances y fin del acuerdo de Argel

El 14 de junio de 2014, los movimientos de la plataforma 14 de junio de Argel, apoyados por Mali, firmaron el acuerdo, a lo que siguió la firma de Mali el 15 de mayo de 2015. La Coordination des mouvements de l’Azawad (CMA) también firmó el acuerdo, inicialmente el 20 de mayo de 2015 y luego definitivamente el 20 de junio de 2015. El acuerdo debía garantizar la unidad territorial de Malí, el carácter laico del Estado y prever la creación de instituciones y servicios públicos en las regiones del Azawad, como un ejército reconstituido, consejos regionales, una policía territorial e infraestructuras de desarrollo.

Sin embargo, a pesar del compromiso de la comunidad internacional de garantizar la aplicación de este acuerdo, nueve años después sólo se ha aplicado el 10% de sus disposiciones, según los analistas. Se ha acusado a Malí de no respetar sus compromisos y de obstaculizar deliberadamente la aplicación del acuerdo.
La situación se deterioró aún más con el golpe de Estado contra el presidente Ibrahim Boubacar Keïta en agosto de 2020. Los golpistas mostraron su hostilidad hacia los movimientos azawadíes y lanzaron una ofensiva contra las zonas bajo control azawadiano con la ayuda de drones TB2 turcos, vehículos blindados chinos y mercenarios rusos de Wagner. Su exigencia de la salida de las fuerzas internacionales presentes en la región también ha contribuido a agravar las tensiones y a comprometer la ya frágil estabilidad.

A pesar de la flagrante violación del acuerdo de Argel, de los ataques a las posiciones de los movimientos de Azawad y de la masacre de civiles por drones, aviones y mercenarios rusos de Wagner que apoyan al ejército maliense, ha habido un silencio ensordecedor por parte de los organismos políticos y militares internacionales, incluidas las Naciones Unidas y Argelia, que desempeñaron un papel destacado en la mediación del acuerdo.

El 31 de diciembre de 2023, la junta militar maliense anunció que sustituiría el acuerdo de Argel por un diálogo intermaliense, sin intervención extranjera. El 25 de enero de 2024, Mali se retiró definitivamente del acuerdo de Argel.

Argelia, que ha sido el principal mediador en el conflicto entre Malí y Azawad durante 34 años, no reaccionó ante este anuncio, que se convirtió en otro fracaso en la lista de la diplomacia argelina.