El emir de la rama de Al-Qaeda hace una rara aparición en Menaka, Malí

Analizamos  lo que esto significa para el Estado Islámico en el Sahel

AMAN BEZREH
Militant Wire

Durante dos días a partir del 22 de enero de 2023, la rama de Al-Qaeda, el Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes (JNIM), difundió imágenes a través de su ala mediática Az-Zallaqa en Chirp Wire que mostraban a notables figuras tribales jurando lealtad al emir del JNIM, Iyad Ag Ghaly, que estaba presente en la ceremonia. Az-Zallaqa dijo que los hombres pertenecían a la «tribu Azawagh» de la región maliense de Menaka. En una de las imágenes, Ag Ghaly aparecía sentado en el centro del grupo rodeado de algunos hombres vestidos con atuendos tuareg. Otras imágenes mostraban armas, técnicos (vehículos con armas montadas) y varios militantes que portaban fusiles tipo AK. Sin embargo, la importancia de las imágenes procede de su momento, de su ubicación y de la presencia del propio Ag Ghaly en la región de Menaka.

Las apariciones de Ag Ghaly (alias Abu Al-Fadel) son poco frecuentes. Suelen producirse en la región de Kidal, bastión de los tuareg separatistas, principalmente del Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad, en el norte de Malí, en la frontera con Argelia. Ag Ghaly comparte lazos tribales con los separatistas, y a menudo se acusa a estos últimos de cooperar con él o de ocultar su paradero.

El emir de JNIM Ag Ghaly vestido de azul en el centro

La última aparición de Ag Ghaly fue en octubre de 2020 en la región de Kidal, donde dio la bienvenida a los presos recién liberados en el mayor canje de prisioneros de la historia entre el JNIM y el gobierno maliense. Aproximadamente 200 militantes fueron liberados para liberar a rehenes nacionales e internacionales, entre ellos la franco-suiza Sophie Pétronin, secuestrada en 2016. Es probable que sus vínculos sociales y tribales en la región le hayan proporcionado la seguridad necesaria para organizar banquetes para los prisioneros recién liberados. Por otra parte, Ag Ghaly nunca hizo acto de presencia en el centro de Malí, y a menudo confiaba en sus lugartenientes, como Amadou Koufa, para dirigir allí a sus militantes.

La presencia de Ag Ghaly en la jura de lealtad tampoco fue crucial, ya que la mayoría de las juras se producen sin la presencia del emir. Las promesas públicas de lealtad al JNIM no son habituales, por no decir escasas. La mayoría de estas lealtades se producen discretamente y a menudo no se informa de ellas. Se informó de algunas lealtades locales en el centro de Malí que el subgrupo Katibat Macina del JNIM forzó.

Sin embargo, la presencia de Ag Ghaly fue intencionada esta vez, y muchos factores influyeron en su aparición.

¿Por qué Menaka y por qué ahora?

La región de Menaka se ha asociado a menudo con la presencia y los atentados del Estado Islámico en el Gran Sahel (ISGS, aunque ahora se denomina Provincia del Sahel del Estado Islámico). El JNIM sólo ha llevado a cabo algunas operaciones en la región. El Movimiento para la Salvación del Azawad (MSA), un grupo político armado, componente del movimiento leal Plataforma que firmó el acuerdo de paz con el gobierno y los separatistas en 2015, está muy implicado en la seguridad de la región.

El Grupo de Autodefensa Tuareg Imghad y Aliados (GATIA), también componente del movimiento Plataforma, ha colaborado en la seguridad de la región. Sin embargo, sus esfuerzos se centraron más en la región vecina, Gao. Las actividades antiterroristas francesas y europeas en el marco de la «Operación Barkhane» y la «Fuerza Operativa Takuba» también han asegurado la región hasta cierto punto, a menudo llevando a cabo operaciones junto al MSA y el GATIA. Sin embargo, la retirada de las fuerzas de la CT de Malí anunciada en 2021 ha contribuido al deterioro de la situación de seguridad.

El JNIM y el ISGS llevan casi un año enfrentándose en las regiones de Menaka y Gao. Los combates comenzaron a intensificarse en marzo de 2022, cuando el ISGS lanzó una serie de atrocidades contra los civiles tuareg de la tribu Dawasahak en la región oriental de Menaka. Los ataques se hicieron más feroces hacia el verano del mismo año, y aproximadamente 1.500 civiles fueron asesinados en la región, con cerca de medio millón de desplazados. Como resultado de estos ataques, el ISGS ha ampliado sus zonas de operaciones, ocupando a menudo centros comerciales/ciudades donde abundan los pozos y las tierras.

Durante los combates, se informó de múltiples incidentes en los que el ISGS atacó a militantes del JNIM en varias localidades, como la ciudad de Talataye. Esta localidad se considera un bastión principal del JNIM en la región de Gao y limita con la región de Menaka. El JNIM instaló allí a un emir de la tribu Dawasahak que supuestamente es el responsable de gobernar la zona. Al llegar a Talataye, el ISGS ha comprometido la presencia del JNIM en las regiones de Gao y Menaka. Con el ISGS a las puertas del JNIM, éste se ha centrado más en la lucha contra el ISGS, cooperando a menudo, según se informa, con el MSA. También podría decirse que el JNIM ha dado prioridad a atacar a los ISGS sobre atacar a las fuerzas nacionales e internacionales.

El medio de comunicación francés RFI afirmó en un artículo que el juramento de lealtad se celebró en Inekar, en la región de Menaka, una localidad frecuentemente atacada por militantes de ISGS. La aparición de Ag Ghaly allí fue intencionada, ya que envió un sólido mensaje al ISGS de que el JNIM y su emir están lo suficientemente seguros y cómodos en la región de Menaka como para tener libertad de movimientos y celebrar una ceremonia de juramento de lealtad.

El mismo medio de comunicación afirmó que los Azawagh son un clan de la tribu Dawsahak asentado en Menaka y que la mayoría de los notables procedían probablemente del movimiento MSA.

Potencial de aumento de los ataques del ISGS

Desde su creación, el ISGS ha llevado a cabo varios ataques contra la comunidad local Dawsahak en la región de Menaka. El conflicto, en su esencia, es étnico. La tribu Dawsahak y la etnia Fulani habitan la zona de Menaka y la frontera de la República de Níger. Desde la formación del grupo, esta última es uno de los principales componentes del ISGS, que ha estado explotando sus agravios para reclutar a miembros de la comunidad en sus filas. Los fulanis mantienen un antagonismo histórico con los dawsahak. Ambas comunidades se disputan las tierras de pastoreo, el agua y el ganado.

El Dawsahak es también uno de los principales componentes del MSA. El Imghad y la coalición del MSA para luchar contra el ISGS han intensificado la tensión intercomunitaria y la violencia entre los dawsahak y los fulanis. Si los informes sobre la presencia de combatientes del MSA en la jura de lealtad al JNIM fueran exactos, esto avivaría los combates entre el ISGS y el JNIM y proporcionaría al ISGS una razón más sólida para atacar a la comunidad dawsahak.

El juramento de lealtad podría ser una ceremonia aislada. Aun así, podría ser una nueva estrategia adoptada por el JNIM para atraer a más tribus/clanes y combatientes para que se unan al grupo con el pretexto de que el JNIM podría proporcionarles la seguridad que necesitan contra los ataques del ISGS. Cabe señalar que el gobierno maliense se ha implicado mínimamente en la defensa de los civiles de Menaka y nunca ha anunciado un periodo de luto nacional por las víctimas asesinadas allí. Por otro lado, el JNIM había emitido en varias ocasiones declaraciones de apoyo a la comunidad local y prometiendo vengar a las víctimas.

No es raro que el JNIM se presente como protector de la comunidad. Acercarse a las comunidades locales y proporcionarles servicios y protección es una estrategia ampliamente adoptada por el JNIM en Malí y en la región del Sahel en general. En Tombuctú, el JNIM realiza patrullas de seguridad, combate a los bandidos, instala jueces islámicos (Qadis) y regula los mercados. Del mismo modo, en la región de Kidal, bastión de las tribus y grupos políticos armados separatistas, el JNIM ofrece patrullas de seguridad y castiga a los bandidos.

De hecho, la aparición de Ag Ghaly puede analizarse de varias maneras. Sin embargo, no cabe duda de que la presencia de Ag Ghaly en Inekar podría desencadenar una nueva ola de violencia entre el ISGS y el JNIM, con civiles inocentes atrapados en el fuego cruzado.

 

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel