El conflicto y el coronavirus provocan una crisis de hambre en Burkina Faso

La situación es extremadamente alarmante. Está llevando a la gente al límite de la vulnerabilidad

Sam Mednick/TNH  – Una mujer cocina para una familia de desplazados en la ciudad septentrional de Kongoussi. El número de personas que necesitan ayuda alimentaria de emergencia en Burkina Faso se ha triplicado hasta superar los 3,2 millones.

Sam Mednick
Periodista independiente, The New Humanitarian

El número de personas que necesitan ayuda alimentaria de emergencia en Burkina Faso se ha triplicado hasta superar los 3,2 millones -de los cuales unos 11.000 padecen niveles de hambre «catastróficos»-, a medida que las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus golpean a un país ya sumido en la violencia.

Los últimos datos -que incluyen condiciones de hambruna en una parte del país por primera vez en más de una década- aparecen en un nuevo informe sobre seguridad alimentaria del gobierno y las agencias de la ONU. El informe fue enviado a The New Humanitarian por el Programa Mundial de Alimentos, pero aún no está disponible en línea.

Niños demacrados y madres desnutridas acuden cada día a los hospitales locales mal equipados, donde los médicos y enfermeras que hablaron con TNH en sus visitas a las zonas norte, oeste y suroeste de Burkina Faso dijeron que se sienten abrumados y se preparan para que las cosas empeoren.

«Hay gente que no tiene nada que comer», dijo Philomene Sawadogo-Ouedraogo, jefa del servicio de pediatría del principal hospital de la ciudad de Kongoussi, en la región Centro-Norte.

Aunque debería haber alimentos suficientes para todos en el país -según el informe, la producción ha aumentado en los últimos meses casi un 10% en comparación con la media de los últimos cinco años-, los ataques de los extremistas y otros grupos armados han desarraigado a un millón de personas, separando a los campesinos de sus tierras y dejando las cosechas pudriéndose en campos y graneros.

Según el informe, las medidas adoptadas para detener la propagación del COVID-19, como la prohibición del transporte público, la cuarentena de ciudades enteras y el cierre de fronteras y mercados, han agravado la situación, creando «una grave crisis socioeconómica».

Aunque las restricciones se levantaron en abril y mayo, muchos burkineses dijeron a TNH que su poder adquisitivo aún no se ha recuperado del todo, mientras que los médicos afirmaron que se ha producido un aumento de los casos graves de desnutrición en todo el país, incluso en zonas no afectadas por el conflicto.

Las organizaciones humanitarias han declarado a TNH que están intentando aumentar su ayuda, pero que la escasez de fondos y la inseguridad en las zonas más afectadas están comprometiendo sus esfuerzos.

Se espera que las necesidades aumenten aún más a medida que los desplazados pierdan otra temporada de siembra, y la violencia asolará la región de Boucle du Mouhoun, granero de alimentos, amenazando con asfixiar el suministro de alimentos en todo el país.

«La situación es extremadamente alarmante», declaró David Bulman, representante del PMA en Burkina Faso. «Está llevando a la gente al límite de la vulnerabilidad».

Medios de subsistencia perdidos

Sam Mednick/TNH – La familia de Amadou Tamboura, de 58 años, huyó a la ciudad de Kongoussi a principios de año y ahora depende de las raciones de alimentos del gobierno, que apenas llegan a una comida al día.

El hambre suele dispararse en Burkina Faso en esta época del año, conocida como la estación de escasez: Las reservas de alimentos suelen ser escasas, los precios suben y la gente depende de los cultivos de la cosecha anterior para sobrevivir.

Pero las oleadas de violencia de los últimos meses han devastado vidas y medios de subsistencia, dejando a cerca del 15% de la población necesitada de ayuda alimentaria de emergencia.

En la región del Sahel de Burkina Faso, afectada por el conflicto, unas 11.000 personas se enfrentan a una catástrofe alimentaria de «fase 5», el nivel más alto según el sistema de Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria elaborado por la ONU y los organismos de ayuda, que indica condiciones de hambruna.

Funcionarios de ayuda dijeron que era la primera vez en más de 10 años, quizá más, que parte de Burkina Faso se consideraba en «fase 5». Cientos de miles de personas más en otras partes del país también se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria.

En Kongoussi, donde viven decenas de miles de desplazados, los obreros de la construcción estaban levantando una nueva sala en el hospital local el mes pasado para hacer frente al creciente número de niños demacrados. El ruido resonaba en una sala de espera improvisada donde una fila de padres ansiosos sostenían a sus frágiles bebés.

La situación había empeorado tanto en las últimas semanas que las madres desnutridas se presentaban con sus maletas con la esperanza de que los médicos las dejaran vivir en el centro de alimentación porque se habían quedado sin leche materna. Los médicos dijeron a TNH que no tenían dinero suficiente para alimentarlas.

El aumento de los desplazamientos es el núcleo del problema. Lejos de sus campos, personas como Amadou Tamboura -de 58 años y padre de 14 hijos que huyó de su aldea tras el ataque yihadista de enero, en el que murieron cuatro de sus hijos- dependen ahora por completo de las raciones gubernamentales de judías y mijo, que apenas llegan a una comida al día.

«A veces los niños dicen que tienen hambre, pero yo no tengo nada para darles de comer», explica Tamboura. «Sólo les digo que todo irá bien y que se vayan a dormir».

Tamboura dijo a TNH que le gustaría poder cultivar en Kongoussi, una ciudad relativamente segura donde su familia vive ahora en tiendas de campaña endebles, pero las autoridades locales le dijeron que no hay tierras disponibles.

Los que no han huido de sus hogares también se ven afectados, ya que la violencia restringe los desplazamientos y merma los ingresos. En Tougan, una ciudad de Boucle du Mouhoun -donde 27.000 personas se enfrentan a una emergencia alimentaria de «fase 4» a pesar de que los graneros están abastecidos-, una vendedora de fruta de 42 años que pidió que no se revelara su nombre dijo a TNH que el mercado en el que solía trabajar cerró en febrero tras una incursión mortal de los yihadistas.

La madre de cinco hijos intentó vender alimentos en otro mercado, pero en diciembre los yihadistas de la zona le dijeron que estaba prohibido porque estaban preparando la ruta con explosivos para matar soldados. La mujer trabaja ahora en un mercado más pequeño, ganando mucho menos dinero y comiendo mucho menos.

«Sólo tengo que aguantar y luchar», dice.

Bolsillos vacíos

Las restricciones impuestas por el coronavirus lo han empeorado todo, según el informe sobre seguridad alimentaria, ya que «la pérdida de empleos, ingresos y medios de subsistencia [ha sumido] a buena parte de la población en la inseguridad alimentaria».

Según Julia Wanjiru, analista política del Club del Sahel y África Occidental, un grupo económico intergubernamental, las restricciones, combinadas con el impacto de la temporada de escasez, han provocado una subida de los precios de los alimentos. Por ejemplo, el precio del mijo -un alimento básico aquí- subió un 15% en comparación con el año pasado por estas fechas.

Balkissa Ouedraego, que sostiene en brazos a su hijo de cinco semanas en Hounde, una ciudad del suroeste del país mayoritariamente pacífica, afirma que el aumento del precio del maíz desde marzo le ha dificultado comer durante el embarazo.

Los médicos y enfermeros de la ciudad describieron un aumento de la desnutrición desde marzo, con algunos niños que sufren una complicación llamada edema, que causa una hinchazón tan grave que la piel puede empezar a caerse.

Según los médicos, la subida de los precios ha impedido que la gente pueda seguir una dieta equilibrada a base de pescado, carne y cereales.

Los pequeños comerciantes y los trabajadores informales también se han visto gravemente afectados por las restricciones. La vendedora de fruta de 42 años dijo que recurrió a una costosa empresa de transporte privado para entregar los productos cuando se cerró el transporte público, pero los suministros llegaron con menos frecuencia y, en abril, no llegaron en absoluto.

Para hacer frente a la presión de los ingresos, muchos comerciantes contaron a TNH que echaron mano de sus ahorros y ahora están tratando de ponerse al día.

Mientras tanto, las restricciones de viaje impidieron que algunos de los niños más desnutridos recibieran tratamiento en los hospitales, según Coumbo Boly, médico pediatra del Hospital Universitario Yalgado Ouedraogo de Uagadugú, la capital.

Una de sus pacientes, Fatimata Ouedrago, de dos años, fue dada de alta en diciembre tras recibir tratamiento para una infección pulmonar y urinaria y una hinchazón relacionada con la desnutrición. Debía volver para una revisión en marzo, pero la prohibición de viajar la retrasó tres meses, y para entonces la hinchazón había empeorado.

«Vemos cada vez más casos y situaciones de pacientes que deberían haber vuelto para una revisión y no han podido», dijo Boly. «Vuelven con situaciones que son peores».

Se avecinan días peores

Sam Mednick/TNH
Padres de niños desnutridos sentados en la sala de espera de un hospital local de Kongoussi. Los casos mensuales de desnutrición se triplicaron en el hospital durante el primer semestre del año.

La ONU ha pedido 424 millones de dólares para financiar las labores de socorro en el país este año, pero un tercio de esa petición sigue pendiente. E incluso con los recursos adecuados, los crecientes ataques contra el personal humanitario están dificultando el acceso a las poblaciones vulnerables.

Las agencias de ayuda que transportaban alimentos para una distribución en la región del Sahel de Burkina Faso -donde la gente está más hambrienta- sufrieron emboscadas y robos a manos de hombres armados en días consecutivos a principios de agosto, según un informe interno de seguridad humanitaria visto por TNH.

«El personal humanitario no consigue llegar a la mayoría de las personas necesitadas en [la región septentrional del] Sahel debido a la inseguridad, y esto es especialmente preocupante dadas las crecientes necesidades», declaró Manenji Mangundu, director para Burkina Faso y Níger del Consejo Noruego para los Refugiados.

Aunque las lluvias han sido favorables en los últimos meses, la mayoría de los desplazados no han podido acceder a sus granjas, lo que ha creado un «círculo vicioso» de inseguridad alimentaria, según Wanjiru, del Club del Sahel y África Occidental.

En Boucle du Mouhoun -la región que más cereales produce en el país- la violencia se ha disparado este año y los expertos en seguridad alimentaria advierten de que si la producción disminuye, podría tener graves consecuencias para el resto del país.

En Kongoussi, la desesperación ha obligado a los desplazados a regresar a las aldeas y granjas de las que huyeron, acompañados en algunos casos por combatientes voluntarios locales, civiles entrenados por el gobierno para luchar contra los yihadistas, a menudo con poco más que un cuchillo o un rifle de caza.

Pero muchos volvieron a Kongoussi poco después de marcharse porque oyeron que había hombres armados al acecho en las cercanías. Los familiares de los que regresaron a sus hogares para cultivar la tierra y se quedaron allí dijeron a TNH que se preocupan constantemente por esta amenaza.

«Están cultivando por miedo», dijo Amado Koanda, de 62 años, tres de cuyos hijos fueron enviados a casa para ayudar a la familia desplazada a sobrevivir los próximos meses. «Mi mente siempre está pensando en ellos».

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel