El conflicto de Sudán tensa la fragilidad de sus vecinos

El conflicto entre las facciones militares rivales de Sudán está provocando desplazamientos masivos de población que ponen a prueba los ya frágiles sistemas de supervivencia de la región. Más de 7,2 millones de personas han sido desplazadas internamente y casi 2,2 millones han huido del país desde el 15 de abril de 2023.

Por el Centro Africano de Estudios Estratégicos

El conflicto entre las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS) comandadas por el general Abdel Fattah al Burhan y las Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR) dirigidas por el general Mohamed Hamdan Dagalo ha desencadenado la fragmentación del tercer país más grande de África, con una población de 47 millones de personas. Como consecuencia del conflicto, Naciones Unidas calcula que 756.000 personas podrían sufrir una escasez catastrófica de alimentos y 9 millones se enfrentan a condiciones de emergencia.

El conflicto entre las facciones militares ha sumido en la confusión a una región que ya estaba sometida a niveles récord de estrés humanitario. Incluso antes del estallido del conflicto en Sudán, había más de 13 millones de personas refugiadas o desplazadas internas en Sudán y sus 7 vecinos. Más de 40 millones de personas en estos países se enfrentaban a una grave inseguridad alimentaria. Los recursos para ayudar a estas poblaciones se verán ahora aún más limitados.

Esta realidad pone de relieve que cada uno de los vecinos de Sudán está luchando actualmente o ha luchado recientemente contra su propio conflicto o inestabilidad política. También pone de relieve los efectos agravantes que cada una de las crisis de la región está teniendo sobre las demás.
Sudán ya había acogido a más de 1,1 millones de refugiados de sus vecinos, así como a más de 2,8 millones de sus propios desplazados internos (de una población de 45 millones). Casi el 30% de los refugiados de Sudán vivían en Jartum y ahora intentan huir de los combates que allí se libran. La mayoría de los desplazados internos (79%) se encontraban en campos de Darfur, al oeste del país. La región, que aún se recupera del genocidio que acabó con la vida de unas 350.000 personas en la década de 2000, se ha convertido de nuevo en un foco de conflicto y nuevos desplazamientos. . La ciudad de Al Fasher, en el norte de Darfur, donde se calcula que viven 1,5 millones de personas (incluidos 800.000 desplazados internos), está sitiada por la RSF. Si cae, es muy probable que se cometan atrocidades masivas.

En otras partes de Darfur se han producido actos de violencia por motivos étnicos cometidos por milicias árabes respaldadas por la RSF, dirigidos principalmente contra hombres de la comunidad masalit. Hasta 15.000 civiles han muerto en estos ataques selectivos.

Desde que estalló el conflicto en Sudán, las agencias de la ONU calculan que, en combinación con las estimaciones del 15 de abril de 2023, ya hay más de 10 millones de desplazados internos y casi 2,2 millones han huido a Egipto, Chad, Sudán del Sur, Etiopía, Libia y República Centroafricana (RCA), países que se enfrentan a sus propias tensiones. Estas cifras son seguramente un recuento insuficiente, ya que se han cortado el acceso humanitario y las comunicaciones con gran parte del país.

La ONU calcula que 25 millones de personas (aproximadamente la mitad de la población) necesitan ayuda.

Egipto

Egipto ha sido una de las principales rutas para los refugiados sudaneses que escapan de Jartum. Hasta ahora, ha recibido a casi 515.000 personas, en su mayoría sudaneses, según la OIM. Se espera que estas cifras aumenten, ya que un gran número de sudaneses siguen varados en la frontera. Egipto es un importante punto de tránsito y destino para los emigrantes que abandonan las penurias en otras partes de África, y acoge a casi 9 millones de emigrantes económicos. Egipto mantiene una prolongada disputa con Etiopía por la gestión del acceso al agua del río Nilo, derivada de la construcción de la presa del Gran Renacimiento Etíope (GERD), lo que agrava aún más las tensiones regionales.

Chad

Casi 781.000 personas, en su mayoría sudaneses, han cruzado ya la frontera con Chad, y se esperan decenas de miles más debido a la creciente anarquía en Darfur. Chad ya acogía a casi 600.000 refugiados, 400.000 de los cuales proceden de la región sudanesa de Darfur. Además, Chad tiene casi 400.000 desplazados internos debido a su propia inestabilidad. Con un largo legado de autocracia bajo Idriss Déby, Chad se ha enfrentado a una inestabilidad perpetua. Cuando Déby murió en combate contra un grupo armado de la oposición en 2021, los militares se saltaron el plan de sucesión establecido por la Constitución y nombraron presidente a su hijo, el general Mahamat Idriss Déby. La violenta represión contra manifestantes pacíficos que pedían la restauración del orden constitucional en octubre de 2022 ha generado otra oleada de refugiados y desplazados internos de este país saheliano de importancia estratégica que une África Occidental, Septentrional, Oriental y Central.

Sudán del Sur

Se calcula que 550.000 refugiados sursudaneses han cruzado de nuevo a Sudán del Sur, junto con algunos sudaneses (146.000) y migrantes y refugiados de otros países (3.500). Durante la mayor parte de sus 10 años de existencia, Sudán del Sur ha estado sumido en una guerra civil. Más de un tercio de la población ha sido desplazada por la fuerza: 2,2 millones como desplazados internos y 2,3 millones como refugiados. Unos 810.000 han huido a Sudán. De los 8 millones de sursudaneses que quedan en el país, 7,8 millones se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria, de los cuales 43.000 padecen hambruna, atribuida en su práctica totalidad al conflicto. Sudán del Sur sigue en un estado de crisis persistente.

Etiopía

Acoge a la tercera mayor comunidad de refugiados de la región (después de Uganda y Sudán), con casi 900.000. Desde 2020, Etiopía está inmersa en un conflicto interno, principalmente en la región de Tigray, fronteriza con Sudán. El número de desplazados internos en Etiopía ronda los 3 millones, aunque no se dispone de cifras exactas (sobre todo para la región de Tigray). Se calcula que 20 millones de etíopes se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria. Los refugiados etíopes en los países vecinos suman cerca de 150.000 personas. Entre ellos hay muchos tigrayanos que huyeron a Sudán cuando comenzó el conflicto etíope en noviembre de 2020. Desde la escalada de los enfrentamientos en Sudán, los etíopes constituyen la mayoría de las 133.000 personas que han cruzado a Etiopía.

RCA

Casi 25.500 sudaneses han huido a la República Centroafricana. A ellos se unieron más de 6.100 refugiados de la RCA que habían escapado previamente de los combates allí. Unos 500.000 centroafricanos están desplazados internamente y 750.000 han huido del conflicto a países vecinos, incluidos más de 24.000 a Sudán. Casi la mitad de la población (unos 3 millones) de este país escasamente poblado se enfrenta a una grave inseguridad alimentaria debido principalmente al conflicto.

Libia

Más de 10.000 personas han logrado cruzar la remota frontera libia. Libia ha sido durante mucho tiempo un país de tránsito clave para los migrantes y refugiados que huyen de los conflictos y la represión del Sahel occidental y otras partes de África. Se calcula que hay 704.369 migrantes en Libia, muchos de los cuales son objeto de abusos por parte de traficantes de personas. Libia se enfrenta también a un prolongado conflicto político, ya que las milicias vinculadas al caudillo Khalifa Haftar, afincado en el este del país, han intentado en repetidas ocasiones socavar y derrocar al gobierno de Trípoli, respaldado por la ONU.

Eritrea

Los refugiados sudaneses que huyen a Eritrea son pocos, por no decir ninguno. Sin embargo, informes no confirmados sugieren que quizá hasta 3.500 eritreos fueron repatriados a la fuerza a Eritrea. Más de 336.000 eritreos han escapado de este país de 3,6 millones de habitantes. El reclutamiento militar forzoso, las detenciones arbitrarias, las desapariciones y las torturas son algunos de los muchos abusos contra sus ciudadanos que la ONU atribuye al gobierno eritreo. Eritrea también fue combatiente en el conflicto de la vecina región de Tigray con el gobierno de Etiopía.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel