El campo de entrenamiento del JNIM en Burkina Faso muestra la ambición mortal del grupo terrorista

Combatientes del grupo armado JNIM

ADF

Un vídeo de reciente difusión muestra a combatientes de Jama’at Nusrat al-Islam wal-Muslimin (JNIM) en Burkina Faso marchando con las armas en alto y alineados en motocicletas. Los analistas afirman que esta demostración de fuerza es prueba de que el grupo terrorista se siente seguro y está tratando de ampliar su alcance a pesar de los esfuerzos de la junta militar del país.

«Las fotos ofrecen el primer vistazo público a la estructura de entrenamiento del JNIM dentro de Burkina Faso, donde, al igual que los militantes de su organización rival Estado Islámico Provincia del Sahel, controla al menos el 40% del territorio burkinés», escribió Caleb Weiss, analista de la Fundación Bridgeway, en Long War Journal.

En las fotos producidas por el brazo mediático de JNIM, una docena de hombres vestidos de camuflaje y con la cabeza cubierta se entrenan con armas pequeñas y montan en motocicletas en una extensión de terreno yermo respaldado por árboles bajos. Las imágenes constituyen una advertencia pública de que el JNIM y otros grupos extremistas pueden establecer y dirigir campos de entrenamiento en cualquier lugar y en cualquier momento que lo deseen, escribió Weiss.

Hasta hace poco, el JNIM había dirigido sus campos de entrenamiento al otro lado de la frontera, en Malí.

La actual junta gobernante, dirigida por el capitán Ibrahim Traoré, tomó el poder en 2022 con la promesa de eliminar al JNIM y a otros grupos terroristas. La junta de Traoré en septiembre de 2022 y la junta anterior que derrocó al presidente democráticamente elegido Roch Marc Christian Kaboré en enero de 2022 justificaron sus acciones alegando que el gobierno de Kaboré era incapaz de frenar a los terroristas.

Desde entonces, el JNIM y la Provincia del Sahel del Estado Islámico han ampliado su territorio y aumentado el número de muertos en su lucha contra las fuerzas gubernamentales, las milicias de voluntarios y los mercenarios rusos de Africa Corps, la organización antes conocida como Grupo Wagner.

Como resultado, Burkina Faso encabeza la clasificación del Índice Global de Terrorismo de los países más afectados por el terrorismo. En 2023, 2.000 personas murieron en Burkina Faso en 258 incidentes relacionados con el terrorismo, lo que supone casi una cuarta parte de todas las muertes por terrorismo en el mundo.
Mayo de 2024 fue el mes más mortífero de Burkina Faso en más de un año, según el proyecto Datos sobre localización y eventos de conflictos armados (ACLED).

Los combates en todo el país mataron a más de 900 civiles en mayo, según el grupo.

DORI, BURKINA FASO. 23 DE MAYO DE 2019. Coches dañados por el conflicto en el norte de Burkina Faso. (Foto de Giles Clarke/UNOCHA vía Getty Images)

«Ambos bandos atacaron a civiles en numerosas ocasiones, a menudo bajo la acusación de ser presuntos colaboradores de las fuerzas contrarias», informó ACLED.

El ejército burkinés fue responsable de 270 muertes en comunidades de las provincias de Yagha y Komondjari, lo que lo convierte en una de las fuerzas más mortíferas del país. Ambas provincias se encuentran en el extremo oriental de Burkina Faso, en la frontera con Níger.

Mientras tanto, los combatientes del JNIM siguen atacando a las comunidades que suministran miembros o muestran apoyo a los Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP), las milicias poco armadas y escasamente entrenadas que el gobierno de Traoré creó para complementar al ejército.

Según la analista Tammy Palacios, de la Iniciativa Antiterrorista Prioritaria y Sostenible, la expansión del JNIM desde Malí y los campos de entrenamiento burkineses recientemente revelados aumentan la posibilidad de que el grupo establezca un cuasi Estado en el territorio que controla. En muchas zonas, el JNIM controla ahora la mayoría de los aspectos de la vida cotidiana, añadió.

«Sin intervención, el JNIM se consolidará como una entidad de gobierno no tradicional en Burkina Faso y Malí, al tiempo que proseguirá sus operaciones y ataques en Níger y en los Estados ribereños», escribió Palacios recientemente para el New Lines Institute. «Esta consolidación del grupo aumentaría sin duda la amenaza de que el JNIM amplíe su control territorial a la costa de África Occidental».

La creciente visibilidad del JNIM y sus conexiones con dirigentes de Al Qaeda podrían alentar a otras redes terroristas internacionales y aumentar las amenazas, incluidos atentados individuales en otros países, según Palacios.

Los países que limitan al sur con los estados del Sahel -Benín, Costa de Marfil, Ghana, Nigeria y Togo- están realizando grandes inversiones para asegurar sus regiones fronterizas septentrionales contra los ataques directos y la influencia social del JNIM y otros grupos.

Según Palacios, los países de África Occidental deben defenderse de las incursiones terroristas con algo más que potencia de fuego.

«La lucha antiterrorista en África Occidental no ha tenido éxito, en parte porque las operaciones antiterroristas no están contrarrestando todas las operaciones y estrategias de los grupos terroristas, especialmente las operaciones y estrategias no cinéticas», escribió Palacios. «Contrarrestar la estrategia de compromiso civil del JNIM implica tanto desarrollo como seguridad».

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel