EE.UU. no es el salvador del Sahel

Desplazados que huyen de las incursiones de Boko Haram en Níger hacen cola en un centro de distribución de alimentos del Programa Mundial de Alimentos y la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional en el campo de refugiados de Asanga, cerca de Diffa, en 2016. La política de EE.UU. hacia África siempre ha estado más centrada en impedir el crecimiento de Rusia y ahora de China en el continente que en el desarrollo de África. y es poco probable que EE.UU. «dé la vuelta a este guión», afirma el escritor. – Foto: AFP

Kim Heller
Analista política y autora de ‘No White Lies: Política negra y poder blanco en Sudáfrica»
The African

La fuerte presencia de fuerzas de seguridad estadounidenses en el Sahel, sobre todo en las dos últimas décadas, es indicativa de su inmenso interés e inversión en la región, y en el continente.

Se calcula que, en los últimos veinte años, Estados Unidos ha proporcionado a África ayuda militar, operaciones antiterroristas y programas de ayuda a la seguridad por valor de más de 3.000 millones de dólares (casi 54.000 millones de rands).

En el Sahel, el terrorismo sigue desgarrando la región. Las amenazas a la seguridad del país y de la región son omnipresentes y la seguridad de los ciudadanos una preocupación cotidiana. Bajo la apariencia de una misión para poner fin a la «guerra contra el terrorismo» en todo el mundo, Estados Unidos se ha posicionado como salvador del Sahel en su lucha contra la militancia islamista en la región.

Según el Monitor de Ayuda a la Seguridad, durante el periodo comprendido entre 2001 y 2021, Níger recibió 259,51 millones de dólares en ayuda a la seguridad por parte de EEUU, mientras que Mali recibió 207,05 millones y Burkina Faso 73,8 millones.

Durante el mismo periodo, se impartió formación militar a 17.643 alumnos en Níger, 10.115 en Chad y 9.645 en Malí. Pero a pesar de su fuerte inversión y de hablar de ser un superhéroe listo y capaz contra el terrorismo, EEUU no ha ayudado a detener el terrorismo en la región.

Elias Yousif, analista de investigación del Programa de Defensa Convencional de los Centros Stimson, escribió en agosto de 2023 que la ayuda de EEUU no se ha traducido en «mejoras proporcionales en el panorama de la seguridad ni ha actuado como un baluarte eficaz contra las luchas cívico-militares».

Escribe cómo la actividad relacionada con el terrorismo en la región no ha disminuido sino que ha aumentado en «más de un 2.000 por ciento en los últimos quince años».

Yousif, sostiene que el «énfasis retórico y político que Washington ha puesto en la lucha antiterrorista» no sólo ha eclipsado importantes inversiones humanitarias y de desarrollo, sino que ha elevado la «prominencia política» de los líderes militares por encima de los civiles.

Yousif postula que la ayuda estadounidense a la seguridad podría haber beneficiado potencialmente a oficiales militares culpables de transgresiones de los derechos humanos y de actividades golpistas.

El Índice Global de Terrorismo 2023, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), informa de que el Sahel es el epicentro del terrorismo. De todos los países del Sahel, Burkina Faso y Mali son los más afectados por el terrorismo.

En 2022 se produjeron en el Sahel más muertes por terrorismo que en el sur de Asia, Oriente Próximo y el norte de África. De todas las muertes relacionadas con el terrorismo en el mundo en 2022, el 43% se produjeron en el Sahel.

Cinco años antes, el Sahel sólo representaba el 1% de las muertes por terrorismo en todo el mundo. Teniendo en cuenta esta alarmante estadística, no es de extrañar que Níger y Chad hayan dado la puntilla a Estados Unidos.

La base estadounidense de Níger, valorada en 100 millones de dólares y dotada de potentísimos drones y medios de vigilancia, cerró después de que el gobierno nigerino solicitara la salida de las tropas estadounidenses del país. Chad siguió de cerca los pasos de Níger, y las tropas estadounidenses ya no son bienvenidas en este país. Esto ha dejado a EE.UU. buscando desesperadamente un nuevo hogar para la seguridad y la vigilancia

Los principales jefes de defensa de más de treinta países africanos se reunieron en Botsuana a finales de junio de 2024 para debatir cuestiones de seguridad y estabilidad en el continente. La Conferencia de Jefes de Defensa Africanos 2024, coorganizada por Estados Unidos, tuvo lugar en un momento en el que la potencia mundial está perdiendo presencia y poder en África.

Según los informes, en los últimos diez años, Rusia ha cerrado cerca de veinte acuerdos militares con países africanos. Aunque Zimbabue, que no fue invitado a la conferencia, no ha firmado ningún acuerdo militar con Rusia, el presidente del país, Emmerson Mnangagwa, ha expresado recientemente cierto interés en una alianza de este tipo con Rusia.

El general del Cuerpo de Marines Michael Langley, comandante del mando estadounidense en África, confirmó en la Conferencia que Estados Unidos está en vías de retirarse de Níger. Langley afirmó que África es menos segura tras la retirada de las tropas.

Afirmó que con la salida de las tropas estadounidenses y francesas del Sahel, la zona ha visto aumentar el número de grupos extremistas que «prosperan en las zonas de inestabilidad como la débil gobernanza que se pone vulnerable para las poblaciones sin gobierno de las regiones de toda una costa de África Occidental».

Sin embargo, la implicación de Estados Unidos en África relacionada con la seguridad no ha logrado instaurar la estabilidad. Un informe 2023 de la NPO, Chicago Council on Global Affairs es esclarecedor. Titulado Menos es más: A New Strategy for US Security Assistance to Africa, el informe sugiere que la política estadounidense para África, que da prioridad a la prestación de ayuda militar y de seguridad, podría poner en peligro la estabilidad sostenible a largo plazo.

El informe señala cómo la política y la práctica estadounidenses en África no han contribuido a reforzar la seguridad en el continente ni a reducir la amenaza del terrorismo y la inestabilidad. El informe señala que la violencia terrorista en el continente ha aumentado un 300% en la última década, con el grueso de la violencia en el Sahel y Somalia, las dos zonas que han visto la mayor concentración de ayuda estadounidense a la seguridad en el continente.

El informe advierte contra la posibilidad de que EEUU redoble su estrategia de cooperación en materia de seguridad en la región «por temor a que hacer lo contrario dejaría un vacío que los competidores de EEUU podrían llenar».

Rusia está aumentando su influencia en el Continente. Ha informado de que ha desplegado contratistas militares o de seguridad en 31 países africanos y sistemas de armamento en otros 14. China tiene una base naval en Yibuti y está dispuesta a aumentar su presencia en África Occidental.

Los autores del informe afirman que el enfoque actual de Estados Unidos hacia África no es ni eficaz ni sostenible, y que «es hora de dar la vuelta al guión». En lugar de dar prioridad a las asociaciones en materia de seguridad, recomiendan que Estados Unidos impulse las democracias y las asociaciones económicas más prometedoras y se centre en los países cuyos gobiernos demuestren la voluntad política necesaria para fomentar la estabilidad a largo plazo mediante la mejora de la gobernanza».

El informe afirma que el gobierno estadounidense debería reconocer que la ayuda a la seguridad en manos de Estados débiles, frágiles o iliberales es innatamente arriesgada.

En la Conferencia de Jefes de Defensa Africanos de 2024, Langley habló de cómo EEUU se comprometería con los países para identificar sus necesidades y discutir soluciones duraderas. Langley habló del enfoque tridimensional de EEUU: diplomacia, defensa y desarrollo. Dijo que las naciones africanas, incluidas las del Sahel, se han acercado a EEUU para mantener conversaciones sobre seguridad. Curiosamente, uno de esos países es Libia, que ha tenido una relación históricamente turbulenta y traumática con EEUU.

En todo el Sahel, las economías se encuentran en una situación desesperada, la pobreza abunda y el acceso a los alimentos y al agua es inadecuado. Junto con las luchas internas y la debilidad de los gobiernos, esto constituye un buen caldo de cultivo para la inestabilidad política, los golpes de Estado y el terrorismo. El Índice Global de Terrorismo descubrió que la mayor parte de la actividad terrorista se produce a lo largo de las fronteras, donde los controles gubernamentales son más débiles.

A principios de este año, el Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, visitó Cabo Verde, Costa de Marfil, Nigeria y Angola. En Cabo Verde, Blinken declaró: «Estados Unidos se compromete a profundizar, reforzar y ampliar las asociaciones en toda África». Y añadió: «Nuestros futuros están vinculados, nuestra prosperidad está vinculada, y las voces africanas están dando forma, animando y liderando cada vez más la conversación global.»

Pero como es característico de EEUU, la verdadera fijación está en la creciente influencia de Rusia en geografías estratégicas clave. La administración Biden ha acusado a Rusia de causar inestabilidad en África, y a China de mirar a África como un lugar donde librarán una batalla contra el «orden internacional basado en normas» liderado por EEUU.

La política estadounidense hacia África siempre ha estado más centrada en impedir el crecimiento de Rusia, y más recientemente de China, en el continente que en la estabilidad y el bienestar de África. Es poco probable que EEUU «dé la vuelta a este guión».

Con la entrada de Rusia en Níger y Chad, una posible atalaya estadounidense en otras partes de la región bien podría engrosar el conflicto y el terror en lugar de domarlos. Por ahora, África sigue siendo un puesto avanzado para que EEUU libre sus batallas globales.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel