Comprendiendo el último golpe de Estado en Burkina Faso

Dos golpes de Estado en 9 meses marcan el último punto de inflexión en la inestabilidad política de Burkina Faso, provocando una mayor incertidumbre mientras el país se enfrenta a una creciente amenaza islamista militante.

El capitán Ibrahim Traore (centro) en una rueda de prensa en Uagadugú el 2 de octubre de 2022. (Foto: AFP)

Por el Centro Africano de Estudios Estratégicos

Burkina Faso sufrió su segundo golpe de Estado del año cuando el capitán Ibrahim Traoré, de 34 años, jefe de una unidad de artillería de las Fuerzas Armadas de Burkina Faso, se autoproclamó jefe de Estado el 30 de septiembre. El golpe derrocó al anterior jefe de la junta, el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba. Traoré justificó su toma del poder por el deterioro de la seguridad en Burkina Faso. Damiba había liderado un golpe anterior en enero de 2022, afirmando de forma similar que abordaría la crisis de seguridad del país.

Traoré participó en el golpe de enero y contó con la ayuda de varios miembros de la junta de Damiba. En cambio, otros miembros de la junta siguieron del lado de Damiba. La mayoría de los oficiales militares burkineses, por su parte, no han participado en ninguno de los dos golpes, lo que pone de relieve el estado fragmentado de las fuerzas armadas de Burkina Faso y los medios sumamente arbitrarios por los que el poder ha cambiado de manos.

Familias desplazadas, que huyeron de los ataques yihadistas en el norte y el este de Burkina Faso, en Gampela, cerca de Uagadugú, el 6 de octubre de 2022. (Foto: AFP)

¿Qué ha cambiado?

  •  Traoré destituyó al gobierno de transición y a la asamblea legislativa de Damiba y suspendió la Constitución, otorgando todo el poder a él y a su junta.
  •  Traoré pidió a los altos burócratas del ministerio que mantuvieran en funcionamiento las operaciones cotidianas del gobierno.
  •  Traoré también se reunió con la plana mayor del ejército para una sesión fotográfica con el fin de demostrar públicamente su apoyo a la nueva junta bajo su liderazgo.

Cultivar la apariencia de legitimidad

Traoré sigue un largo legado de militares que han tomado el poder mediante un golpe de Estado en Burkina Faso (de izquierda a derecha): Blaise Compaoré, Paul-Henri Damiba e Ibrahim Traoré. (Fotos: AFP)

La junta de Traoré organizó apresuradamente un foro nacional de dos días de duración los días 14 y 15 de octubre. Con los representantes de la junta dominando los procedimientos, no fue una sorpresa que Traoré fuera designado presidente de transición y que la junta mantuviera una autoridad significativa en la carta de gobierno de transición.

La carta de la nueva junta se ajusta en gran medida a la adoptada bajo Damiba y se atiene a las estipulaciones establecidas por la CEDEAO de que el presidente de transición no puede presentarse a las elecciones y que éstas tendrán lugar antes del 2 de julio de 2024.

Traoré sigue un largo legado de militares que han tomado el poder mediante un golpe de Estado en Burkina Faso (de izquierda a derecha): Blaise Compaoré, Paul-Henri Damiba e Ibrahim Traoré. (Fotos: AFP)

La carta también define el tamaño y la forma del gobierno durante la transición, mostrando una configuración decididamente favorable a la Junta:

Un gobierno de transición dirigido por un primer ministro y compuesto por no más de 25 ministros.

  • Traoré nombró primer ministro a Appolinaire Joachim Kyelem de Tambela, jurista, profesor y presentador de televisión.
  •  A continuación, Traoré nombró un gobierno de 23 miembros que incluía a tres oficiales militares y cinco funcionarios que formaban parte del gobierno de Damiba.

Una asamblea legislativa de transición de 71 miembros para redactar las leyes electorales y otras directrices legales durante el periodo de transición. Estará compuesta por

  • 20 miembros seleccionados por Traoré
  • 16 miembros de las fuerzas de seguridad y defensa
  • 13 miembros de entre los líderes de la sociedad no afiliados a ningún movimiento político
  • 12 miembros de partidos políticos (4 de la antigua mayoría, 4 de la antigua oposición, 2 de la oposición no afiliada y 2 de otros partidos).
  • 10 miembros de la sociedad civil

Por diseño, las 16 fuerzas de seguridad y defensa más los 20 designados por Traoré constituyen una mayoría de un escaño con 36 miembros.  No es posible ninguna revisión de la Carta sin el apoyo de Traoré y una mayoría de dos tercios de los votos de la legislatura de transición. Dada la alta representación militar en el órgano legislativo, no debería ser muy difícil conseguir 47 votos para una mayoría de dos tercios.  Hasta que se nombre a los miembros de la legislatura de transición y se abra la sesión legislativa, Traoré legislará por decreto.

Peticiones de retorno al gobierno civil

El Centre pour la gouvernance démocratique (CGD), un respetado grupo de reflexión con sede en Uagadugú, convocó a un grupo de trabajo de líderes de opinión burkineses que ofreció una vía alternativa. En él se abogaba por una transición dirigida por civiles, afirmando que:

  • La Constitución es suprema sobre cualquier otra disposición legal cualesquiera que sean las circunstancias excepcionales, incluido un golpe de Estado.
  • El papel del ejército en una democracia es garantizar la defensa del territorio, la protección de las instituciones y la sumisión incondicional a la autoridad política civil legítima.
  • En lugar de que Traoré se convierta en presidente de transición, los ciudadanos deberían insistir en que los militares vuelvan a los cuarteles.

Implicaciones para el camino a seguir

Víctimas del golpe de Estado de 2015 en Burkina Faso. (Foto: AFP)

Las acciones de Traoré desde que asumió el poder revelan poca planificación estratégica más allá de instalarse como presidente y afianzar aún más el gobierno militar en un país que todavía está saliendo del gobierno militar convertido en autoritario de Blaise Compaoré, que duró 27 años y fue finalmente obligado a abandonar el poder en 2014.

Traoré justificó su golpe afirmando que restablecería la seguridad y cambiaría el curso del conflicto. Sin embargo, los efectos del golpe han desviado valiosos recursos, atención y personal de la primera línea de las crisis humanitarias y de seguridad a las que se enfrenta el país. Esto incluye más de 1.500 sucesos violentos y 3.800 víctimas mortales previstas para 2022. Esta violencia ha desplazado forzosamente a unos 2 millones de personas de una población de unos 22 millones. Los sucesos violentos van camino de aumentar un 35% este año, cuando se produjo el primer golpe de Estado.

El golpe también provocó la suspensión de las principales operaciones militares en curso en algunas de las zonas más afectadas, como las del centro-norte, la triple frontera, el este y el oeste.

Aunque la junta ha hecho todo lo posible por calificar de popular su toma del poder y ha utilizado el foro nacional para aparentar apoyo, en realidad gobierna por decreto. En lugar de ser representativos de la población, los participantes en el gobierno de transición sólo sirven a Traoré y a la junta. La ausencia de un marco constitucional, de supervisión del ejército o de una dirección estratégica para hacer frente a las amenazas a la seguridad del país sugiere que es probable que persista la inestabilidad en Burkina Faso.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel