Burkina Faso: Ibrahim Traoré asume el cargo de presidente

El capitán de 34 años lideró el reciente golpe de Estado, el segundo que sufre el país africano desde enero

MARGARITA ARREDONDAS
Atalayar

El capitán Ibrahim Traoré de 34 años ha sido nombrado oficialmente presidente de Burkina Faso, convirtiéndose en el jefe de Estado más joven del mundo. Tal y como informó a través de la televisión estatal el portavoz del Movimiento Patriótico por la Salvaguardia y la Restauración (MPSR), el capitán Kiswendsida Farouk Azaria Sorgho, Traoré ha asumido el cargo de “jefe de Estado y jefe supremo de las Fuerzas Armadas”.

“A la espera de la puesta en marcha de órganos de transición”, Traoré será “garante de la independencia nacional, la integridad territorial, de la permanencia y la continuidad del Estado”, indicó el portavoz, según recoge AFP. El nuevo jefe de Estado burkinés ya ha recibido en Uagadugú a una delegación de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) y se ha reunido con varios líderes religiosos del país.

Durante el encuentro con los representantes de la CEDEAO, Traoré se comprometió a respetar el calendario de transición democrática fijado por la institución africana y el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba, expresidente interino. De acuerdo con lo estipulado, el 1 de julio de 2024 es la fecha máxima establecida para volver al orden constitucional.

Altercados en Burkina

Traoré lideró el reciente golpe de Estado, el segundo que sufre la nación africana desde enero de 2022. El joven militar justificó sus acciones basándose en “la degradación continua de la situación de seguridad” en Burkina Faso. El país, al igual que otros del Sahel, lleva varios años inmerso en la inestabilidad y la inseguridad bajo la constante amenaza yihadista, una lacra que se extiende por toda la región. El nuevo jefe de Estado ha prometido reformar las fuerzas armadas y prepararlas para luchar contra las milicias extremistas.

El predecesor de Traoré, el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba -quien lideró el golpe de enero-, derrocó al Gobierno de entonces alegando motivos similares. De acuerdo con los golpistas afines a Damiba, el expresidente Roch Marc Christian Kaboré no abordó correctamente la situación de seguridad ni se enfrentó adecuadamente a los grupos terroristas vinculados al Daesh y Al Qaeda.

Tras el último levantamiento, Damiba presentó formalmente su renuncia y huyó a Togo dos días después del golpe de Estado, rechazado tanto por líderes religiosos como comunitarios, informa AFP. El cumplimiento del acuerdo con la CEDEAO respecto a la transición democrática fue una de las condiciones exigidas por Damiba para presentar su dimisión.

EE. UU. advierte sobre el grupo Wagner

Tras el nuevo golpe de Estado, organizaciones internacionales como la Unión Africana, las Naciones Unidas o la Unión Europea, así como la CEDEAO, han condenado la violencia y la destitución del Damiba. “El presidente llama a los militares para que se abstengan inmediata y totalmente de cualquier acto de violencia o amenazas a la población civil, las libertades civiles, los derechos humanos”, señaló la UA en un comunicado.

Estados Unidos se ha sumado a estas condenas, advirtiendo a los nuevos líderes del país sobre los riesgos de aliarse con Rusia, país que en los últimos años ha incrementado su presencia en el Sahel a través del grupo Wagner. “Los países donde se ha desplegado el grupo se encuentran más débiles y menos seguros, y solo en África lo hemos visto en varios casos”, señaló el portavoz del Departamento de Estado, Vedant Patel, citado por AFP. Patel también ha instado a la nueva Junta Militar a “ajustarse al calendario acordado para volver a un Gobierno civil elegido democráticamente”.

El golpe de Estado liderado por Traoré coincidió con protestas en la capital contra la presencia francesa en el Sahel. Los manifestantes, que se congregaron cerca de la Embajada de Francia, también pedían una mayor cooperación militar con Rusia. Analistas han advertido en numerosas ocasiones que Moscú aprovecha el sentimiento anti-francés en la región para ganar influencia, aprovechándose también de la situación de inseguridad e inestabilidad.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel