Análisis de situación: ¿Cuál es el alcance de la crisis humanitaria de Sudán tras más de un año de guerra civil?

Sudán está sumido en una guerra civil desde que estallaron los combates el 15 de abril de 2023 entre el ejército del país, las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS), y un grupo paramilitar conocido como Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR).

FOTO DE ARCHIVO: Un tanque del ejército dañado se ve en la calle, casi un año después de la guerra entre las Fuerzas Armadas de Sudán y las paramilitares Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), en Omdurman, Sudán, 7 de abril de 2024. REUTERS/El Tayeb Siddig/Files A juego con el informe especial SUDAN-POLITICS/HUNGER-GRAVES

Mariel Ferragamo, Consejo de Relaciones Exteriores
Diana Roy, Consejo de Relaciones Exteriores
PBS

La violencia hizo añicos la frágil paz de Sudán y empeoró una situación humanitaria ya precaria, provocando la propagación de condiciones de hambruna masiva. Mientras tanto, los países vecinos han acogido a más de un millón de refugiados, con el consiguiente riesgo de desestabilización en el Cuerno de África y el Sahel.

¿Qué impulsa el conflicto en Sudán?

Las dos partes enfrentadas fueron aliadas en el pasado, tras unir sus fuerzas en 2019 para derrocar al dictador Omar al-Bashir, que gobernó durante tres décadas antes de su derrocamiento. El líder de las SAF, el general Abdel Fattah al-Burhan, lo sustituyó como jefe de Estado de facto.

Burhan contó con el apoyo del general de las FAS Mohamed Hamdan Dagalo, también conocido como Hemedti, para orquestar un segundo golpe de Estado en 2021 que derrocó al gobierno interino de Sudán. Pero, en medio de la presión internacional para que se produjera la transición a un gobierno civil, el impulso para integrar a la RSF en el ejército nacional desencadenó una violenta revuelta de Hemedti a mediados de abril de 2023. Los combates se han concentrado en la capital, Jartum, y sus alrededores, y en la región occidental de Darfur.

Los esfuerzos internacionales por negociar la paz o establecer un gobierno provisional han sido infructuosos. Entre ellos se encuentran las negociaciones patrocinadas por Estados Unidos y Arabia Saudí, que han desembocado en al menos 16 alto el fuego fallidos, así como planes de paz infructuosos propuestos por la Unión Africana y otros bloques regionales. Una conferencia liderada por Egipto con los vecinos de Sudán en julio de 2023 estableció corredores humanitarios y un marco para el diálogo político, pero no resolvió el conflicto, y ambas partes beligerantes han obstaculizado la entrega de ayuda.

Mientras tanto, el gobierno sudanés ha cortado lazos con la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), un bloque de países de África Oriental, por su acercamiento al líder de RSF, Hemedti, y ha prohibido la entrada al país de varios medios de comunicación extranjeros. En la actualidad, las negociaciones siguen estancadas. Washington ha anunciado planes para reanudar los esfuerzos de mediación junto con Riad, aunque algunos expertos se muestran escépticos de que esta ronda pueda superar los problemas de las conversaciones anteriores.

¿Cuál es la gravedad de la situación humanitaria?

Sudán ya sufría una grave crisis humanitaria antes de que estallara el conflicto, con más de 15 millones de personas enfrentadas a una grave inseguridad alimentaria y unos 3,7 millones de desplazados internos. El país también acogía a unos 1,3 millones de refugiados, la mayoría procedentes de Sudán del Sur.

Sudán está «en el precipicio de un horrible desastre humanitario», advierte Michelle Gavin, experta en África del CFR. Según la agencia de la ONU para los refugiados, más de 9,3 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse desde abril de 2023. De ellos, más de 7 millones son desplazados internos y casi 2 millones son refugiados que han huido a países vecinos. En mayo de 2024, se había informado de que más de 16.000 personas habían muerto en el conflicto de Sudán, aunque es probable que la cifra real sea considerablemente mayor.

El conflicto está destruyendo las infraestructuras de Sudán. Los ataques aéreos y los bombardeos han afectado a hospitales, prisiones, escuelas y otras instalaciones situadas en densas zonas residenciales. El temor a las enfermedades es especialmente agudo, y las autoridades sanitarias han advertido de que el cólera, el dengue y la malaria circulan por varios estados mientras las condiciones sanitarias siguen deteriorándose rápidamente y millones de personas carecen de acceso a agua potable.

Refugiados sudaneses recogen agua de un pozo en el campo de refugiados de Gorom que acoge a refugiados sudaneses que huyeron de los recientes combates, cerca de Juba, en Sudán del Sur 26 de enero 2024. REUTERS/Samir Bol/Fotografía de archivo

Al mismo tiempo, el aumento del coste de los alimentos y el combustible está agravando la inseguridad alimentaria, que afecta actualmente a casi 18 millones de personas, y varias partes del país están al borde de la hambruna. El Programa Mundial de Alimentos afirma que Sudán podría convertirse en el escenario de «la mayor crisis de hambre del mundo» si no cesan las hostilidades. En total, unos 25 millones de personas, o más de la mitad de la población de Sudán, necesitan ayuda y protección, según estimaciones de la ONU.

¿Adónde van los refugiados?

Más de 608.000 personas, aproximadamente el 46% de todos los nuevos refugiados, se han dirigido al oeste, a Chad. Otros más de 561.000 refugiados son sursudaneses que habían huido previamente a Sudán y han regresado a su país de origen debido a este conflicto. El resto de los refugiados han huido a la República Centroafricana, Egipto y Etiopía, países todos ellos con una población considerable de refugiados y desplazados internos.

¿Cómo han respondido los países vecinos?

Muchos de los países vecinos de Sudán siguen luchando para hacer frente a la afluencia de refugiados, además de sus propios problemas internos. «Las consecuencias de la guerra en Sudán no se contendrán dentro de sus fronteras», escribe Gavin. Cinco de los siete países fronterizos con Sudán han sufrido recientemente conflictos internos, y los refugiados que antes huían de la violencia y la hambruna en Etiopía y Sudán del Sur regresan ahora a sus países de origen junto con los sudaneses.

Además, la preocupación por la injerencia extranjera ha aumentado a medida que se agrava el conflicto. Egipto mantiene estrechos vínculos con las SAF, mientras que el señor de la guerra libio Khalifa Haftar, respaldado por Rusia, ha enviado suministros militares a las RSF. El líder adjunto de Sudán también viajó a Rusia a principios de año para preparar un acuerdo de puerto por armas. El ejército sudanés y legisladores estadounidenses también han acusado públicamente a Emiratos Árabes Unidos de suministrar material militar a la RSF, lo que Abu Dhabi ha negado.

La crisis también ha supuesto una amenaza inminente para la cooperación económica regional en torno a los recursos hídricos del río Nilo y varios oleoductos importantes que atraviesan Sudán. El cambio climático ha contribuido a que se produzcan sequías e inundaciones devastadoras, aumentando los desplazamientos de migrantes y la presión sobre el acceso a los recursos naturales. Los puertos del país a lo largo del Mar Rojo también se encuentran en una situación precaria debido al aumento de los ataques a buques por parte del movimiento rebelde Houthi de Yemen, apoyado por Irán. Al parecer, las SAF se han beneficiado del uso de drones fabricados en Irán, aunque tanto Teherán como Jartum niegan tener relación directa alguna.

Los expertos de la ONU afirman que los vecinos de Sudán necesitan mucha más ayuda. La República Centroafricana ha pedido más ayuda, ya que su propio conflicto interno la ha dejado mal equipada para gestionar los flujos de refugiados entrantes. Chad cerró su frontera terrestre con Sudán inmediatamente después de que estallaran los combates, pero sigue ayudando a los refugiados que consiguen cruzarla, aunque el propio Chad sufre la falta de ayuda alimentaria. La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, declaró que Washington estaba presionando al Consejo de Seguridad de la ONU para que estableciera una operación de entrega de ayuda a Sudán a través de Chad. La frontera egipcia permanece abierta, pero los cruces suelen sufrir retrasos de varios días, y los migrantes se enfrentan allí a enormes dificultades, entre las que se cuentan, según informes, la amenaza de deportación y las detenciones arbitrarias masivas. Varios países del Cuerno de África y las regiones del Sahel -entre ellos Chad, Yibuti, Egipto, Eritrea, Kenia y Sudán del Sur- han participado en negociaciones de paz con la esperanza de atajar estos problemas en su origen.

¿Qué han hecho las organizaciones internacionales?

FOTO DE ARCHIVO: Un hombre camina mientras el humo se eleva por encima de los edificios tras un bombardeo aéreo, durante los enfrentamientos entre las paramilitares Fuerzas de Apoyo Rápido y el ejército en Jartum Norte, Sudán, 1 de mayo de 2023. REUTERS/Mohamed Nureldin Abdallah/Files To Match Special Report SUDAN-POLITICS/HUNGER-GRAVES

Una constelación de agencias, fondos y programas, conocida colectivamente como Equipo de País de la ONU (UNCT), lleva años en Sudán. En los primeros cuatro meses de 2024, las Naciones Unidas y sus socios humanitarios proporcionaron asistencia vital, como alimentos, agua y servicios médicos, a más de 5 millones de personas en todo el país, con el objetivo de llegar a cerca de 15 millones de personas a finales de año.

Otras organizaciones, como el Comité Internacional de la Cruz Roja y diversos organismos islámicos de socorro, también están suministrando ayuda, además de la labor que llevan a cabo los grupos de ayuda sudaneses locales.

El conflicto ha obligado a las Naciones Unidas y a las organizaciones de ayuda a detener temporalmente o reducir las operaciones en el país. En diciembre de 2023, la RSF capturó la capital, Wad Madani, en el estado de Gezira, un centro de ayuda fundamental, lo que dificultó aún más el suministro de ayuda. Ese mismo mes, el Programa Mundial de Alimentos suspendió la asistencia en Gezira debido a la escalada de violencia, aunque la agencia ha reanudado su trabajo desde entonces. Otras organizaciones, como el Comité Internacional de Rescate, han tenido dificultades para llegar a los necesitados en zonas que están sufriendo intensos combates, como la ciudad de al-Fashir, en el norte de Darfur.

Mientras tanto, persisten los déficits de financiación. El llamamiento de las Naciones Unidas para 2024 de 2.700 millones de dólares en ayuda para Sudán sólo está financiado en un 17% aproximadamente; el llamamiento del año pasado quedó muy por debajo de los 2.600 millones de dólares solicitados. En abril de 2024, Francia acogió una conferencia humanitaria que recaudó más de 2.000 millones de dólares en promesas de ayuda internacional adicional. Pero los expertos dicen que no es suficiente. «Si los combates cesaran mañana», escribe Gavin, «la reconstrucción llevaría generaciones».

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel